Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

El hombre de los Cien fuegos

Camilo Cienfuegos y Raul Castro

Camilo Cienfuegos y Raul Castro

Las revoluciones no las hace un solo hombre.  Si de inicio no aparecen, las masas las van pariendo y tomando sus puestos en la lucha.  Maceo inició su vida militar como sargento.  Gómez surgió a la vida y ganó gloria con su grito inmortal de  ¡Al machete!

En el desembarco del Granma vinieron hombres como soldado rasos.  Sus hazañas se elevaron hasta lo más alto.  Hoy recordamos a uno, de los cuales no se puede escribir la historia de la lucha contra Batista sin decir Camilo Cienfuegos.

No estuvo en el Moncada, pero viajó a México para enrolarse en el Granma.  Se distinguió como soldado, serio, disciplinado y con un inmenso amor a Cuba y a Fidel. Ya en Cuba, cuando lo ascendieron le escribió a Fidel diciéndole que primero dejaría de respirar antes de traicionar a la causa.

Fue el primero en operar en el llano y sus hazañas rayaron la leyenda.  Para el enemigo era el Némesis vengador.  Para los guerrilleros era el jefe sonriente, siempre con la fe en la victoria  y sin temor a la muerte.

Fue demasiado grande para tener a la tierra por tumba.  El sólo cabría en el mar que en todos los momentos bordea la Isla y la besa, trayendo el sueño de la libertad, la fe en Fidel, el aroma del pueblo y las hazañas de la invasión a Las Villas, la batalla de Yagüajay y tantas cosas más que lo hacen un héroe inmortal.

 Escrito por Dr. Cs. Arnaldo Jiménez de la Cal




One thought on “El hombre de los Cien fuegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones