Los azucareros se van a la huelga

2-Jesus-MenendezUno de los principales logros de Jesús Menéndez fue el pago a los obreros azucareros del llamado diferencial, que era la diferencia del precio pactado por la venta del azúcar y el que realmente se pagaba. Siempre lo segundo era muy superior a lo primero y esas ganancias  iban a parar  al bolsillo de los magnates azucareros.  Por la lucha del líder comunista se logró que una buena parte se entregara a los trabajadores del sector.

En 1955, con una sucia maniobra aprobada por Batista todo el diferencial iría a las compañías azucareras. Las Comisiones Obreras dirigidas por el Partido Comunista obligaron a la Federación Azucarera de Matanzas a prepararse para la huelga si no había diferencial.  Otras provincias como Las Villas adoptaron iguales decisiones.  A Mujal, el testaferro de Batista, se le iba la situación de las manos.  EL 26 de diciembre lanzaron a la huelga paralizando en Matanzas todos los centrales.

En ayuda de los obreros acudieron los estudiantes. José Antonio Echeverría vino para Matanzas, Fructuoso Rodríguez para Las Villas y otros para diferentes provincias.

La huelga se convirtió en nacional y tomó ribetes de fuerza y enfrentamientos, tanto, que en ocasiones la violencia del Ejército dejó a varios heridos y en otros la fuerza pública rehuyó la confrontación.

En Agramonte, Limonar, Colón y otros pueblos se tomaron las iglesias y los Ayuntamientos. Se declararon la mayoría de los pueblos matanceros ciudades muertas y recibieron el apoyo general de la ciudadanía y otros sectores obreros.

Batista, ante aquella caótica situación nacional que amenazaba la estabilidad del estado, cedió y ordenó el pago del diferencial azucarero que correspondía.  Fue un triunfo de la clase obrera cubana.

  •   Escrito por el Dr. en Ciencias Históricas Arnaldo Jiménez de la Cal

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *