Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

Francés deja huellas en arquitectura matancera

julio sagebien matanzas

Julio Sagebien, padre de la arquitectura matancera. CORTESÍA COOPERATIVA SEGEBIEN.

Cuando la arquitecta Mayra Arencibia decidió, junto al resto de su equipo, nombrar Sagebien a su cooperativa no estatal dedicada al rescate de inmuebles patrimoniales, muchos aceptaron el hecho por la importancia que revestía para la urbe y sus habitantes, en tanto casi nadie entendió el término afrancesado que daba vida al proyecto soñado por la matancera.

Hoy, la cooperativa Sagebien es una realidad y ahora sus miembros han decidido hacerle justicia en la Ciudad de los Puentes al hombre que es considerado el “padre de la arquitectura matancera”, el francés Julio Sagebien (1796-1867).

En coordinación con el Museo de Arte de Matanzas y gracias a los fondos ofrecidos por la Casa Víctor Hugo inauguraron una muestra de litografías, fotografías de proyectos originales y obras actualmente emplazadas en el entorno yumurino. Además incluye imágenes de artículos personales de su residencia en Francia facilitados por sus descendientes.

El joven Sagebien llegó al puerto de Matanzas en 1820, venía encargado como maestro de obras del edificio de La Aduana, hoy sede del Gobierno municipal del Poder Popular. Todavía a medio erigir el inmueble sufrió daños estructurales que hicieron colapsar parte de éste y el desplome de su fachada principal.

aduana matanzas

La reconstrucción del edificio de La Aduana, hoy sede el Gobierno municipal del Poder Popular, inició la carrera de Julio Sagebien en la Isla. CORTESÍA COOPERATIVA SEGEBIEN.

En 1825 luego de presentar un proyecto para su reconstrucción es seleccionado para su ejecución. Tenía tan solo 24 años y a partir de entonces comenzaría su carrera en la Isla, al convertirse progresivamente en el arquitecto designado de la ciudad de Matanzas. Se le encargarían los trabajos más complejos e importantes, aquí vivió 27 años de los 40 que residió en Cuba.

El inmueble de La Aduana ahora pensado desde su visión, ocupaba un solo nivel y acogía la imagen naciente del neoclasicismo académico. Marcaba así una nueva era para la arquitectura matancera y cubana, pues elementos de su tipo eran inexistentes en la urbe de entre ríos y uno de los primeros en el país.

“Fue arquitecto e ingeniero y participó además en otros proyectos a lo largo de la Isla, como la ejecución de cerca de diez líneas del ferrocarril. Por ello lo entiendo como un genio de carrera versátil y un apasionado de las construcciones en todo su esplendor”, lo definió Mayra Arencibia en la inauguración de la exposición.

La muestra se mantendrá en el Museo de Arte de Matanzas hasta el ocho de enero de 2014, para más tarde, según el interés de sus organizadores, rotar por otros espacios de la ciudad.

En 1860 Julio Sagebien se ve forzado a retornar definitivamente a Francia. El más pequeño de sus hijos afronta serias dificultades de salud, las que se estiman puedan desaparecer bajo los aires del hogar paterno.

Cuentan que a sus 64 años de edad encuentra dificultades para readaptarse a su tierra natal, ya nada era igual, ni los amigos ni el clima. Murió siete años después de su regreso. Sus restos reposan en el cementerio de Boufflers, al lado de los de su esposa Demetria Delgado, la joven española que conoció en Matanzas, cuando era joven y deseoso de edificar el mundo.




5 thoughts on “Francés deja huellas en arquitectura matancera

  1. yirmara

    Jenny, ya tengo PC y conexión de nuevo, gracias a mi hermano el ingeniero electrónico botero y al geniecito informático de nuestra Radio 26 que me ayudaron… así que ya te puedo comentar de nuevo… me gusta este trabajo… muy interesante

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones