Search
Wednesday 23 October 2019
  • :
  • :

EN EL ANIVERSARIO 135 DE VINDICACIÓN DE CUBA

martiA finales de los ochenta de la centuria decimonónica, corrillos gubernamentales de los Estados Unidos hablaban de la compra de la Isla de Cuba a España, aunque los dignatarios ibéricos planteaban cualquier intención de deshacerse de su colonia por cualquier medio.

En esta circunstancia se publica un vejaminoso artículo en The Manufacturer de Filadelfia el 16 de marzo de 1889 y más tarde se reproduce un comentario en The Evening Post de Nueva York, en el que se vertían conceptos humillantes a favor y en contra de la adquisición de la Isla por parte de la nación norteña.

Los injuriosos epítetos utilizados por los yanquis tratan al pueblo cubano de holgazanes, afeminados, enemigos del trabajo, necios, incapaces de liberarse de la tiranía de España y con esclavos en el nivel de la barbarie.

José Martí lleno de indignación se dirige al Evening Post y entrega una carta titulada Vindicación de Cuba, la que fue publicada el 25 de marzo de 1889. Posteriormente los dos artículos ofensivos y la respuesta martiana fueron publicados en un folleto de 15 páginas bajo el titulo del artículo martiano.

Con mesurado lenguaje, donde se nota la ira contenida, Martí refuta una por una las ofensas vertidas. Explica cómo “Un puñado de trabajadores cubanos levantaron Cayo Hueso” y cómo han trabajado en Perú, Colombia, Panamá y otros países.

Expone a Heredia como el cantor del Niágara y a Menocal (se trata de Aniceto García Menocal, nacido en Matanzas en 1844) como jefe de los ingenieros del canal de Nicaragua. Presenta a las mujeres “recién venidas de una existencia suntuosa (…) la señora se puso a trabajar; la dueña de esclavos se convirtió en esclava;…”

Martí compara las condiciones en que se libró la guerra de independencia de las trece colonias con amplia ayuda internacional (entre ellas la de Cuba) y la indiferencia y hasta la oposición de los norteamericanos hacia los cubanos en la Guerra de los 10 Años.

Vindicación de Cuba es un compacto alegato a la fortaleza ideológica, moral y real del pueblo cubano, el cual hoy conserva su actualidad y debe ser estudiada en las escuelas, pues es una lección de cubanía frente a aquellos que hoy cuestionan y amenazan el espíritu y la esencia de la patria.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones