Search
Wednesday 23 October 2019
  • :
  • :

¡Mi abuelo combatió en Sumbe!

img_9478Escuché hablar sobre Sumbe por primera vez en casa de mis abuelos paternos cuando tenía aproximadamente trece años y cursaba los estudios secundarios en la Escuela Secundaria Básica Urbana José Martí, del municipio de Colón.

No fue en el Noticiero Nacional de Televisión, ni en el periódico Granma, ni siquiera en la radio, pues durante los años que conviví allí, en las mañanas solo se escuchaban los decesos acontecidos durante el día anterior, como era costumbre al despertar, y el capítulo de la serie Elpidio Valdés, que se convertía en un buen amanecer para cualquier niño mientras se aseaba para dirigirse a la escuela.

El relato llegó, sorprendentemente, en la voz de mi abuelo. No recuerdo cómo comenzó nuestra conversación, pues él evitaba el tema a toda costa pero, justo enfrente de mí, encontré a un hombre que no conocía.

Hasta entonces mi abuelo era quien se encargaba de los mandados y llamaba a mi casa casi todos los días para saber de papi, era aquel que dominaba con soltura envidiable las reglas del inglés y un amante ferviente de la historia. Pero en mis pensamientos, en ese preciso momento, lo descubrí haciendo lo que más él adoraba, enseñando y defendiendo los ideales de su Patria.

Amanecía el día 25 de marzo del 1984 en el poblado de Sumbe, capital de la provincia Kwanza Sul, cuando tropas élites de la UNITA comenzaron a escupir fuego contra las civiles. Fue en esa lejana tierra, que no logro imaginar, donde constructores, médicos y otros maestros como él, se convirtieron en diana de una avalancha de balas que ofreció un zumbido parecido al sonido de la muerte.

Cien colaboradores de varias nacionalidades se sabían superados en fuerzas y armamentos por los sudafricanos racistas y, no obstante, la entereza y el compromiso fueron protagonistas y salieron airosos del altercado, donde perdieron la vida siete cubanos.

Tal vez la modestia volvió silencio esa parte de la vida de mi abuelo; quizás el dolor por la pérdida de sus amigos le hizo enmudecer esos pensamientos y los guardó para sí, muy cerca de su corazón, donde nadie pudiera arrancárselos.

Cuando recuerdo el día en que decidió contarme sus remembranzas solo atino a pensar en que el tiempo injusto me jugó una mala pasada porque en mayo de 2011 mi abuelo emprendió una batalla nefasta contra el cáncer, que le cerró los ojos  para siempre justamente el día 21.

A 30 años de la osada batalla de Sumbe vuelvo a sentir el orgullo con el que ese hombre de  voz precisa y fervorosa de quien sabe educar con el ejemplo, me mostraba una carta en la que Fidel se dirigía a los combatientes de Sumbe.

Remembranzas como estas me visitan de tarde en tarde, cuando vuelvo a leer y releer la única entrevista que le hice sobre cómo se convirtió en el héroe que muy pocos conocen y que yo comencé a admirar mucho más desde aquel día.

Para mi abuelo son estas palabras, llenas de alegría y tristeza, como él me enseñó a evaluar las situaciones de la vida, a pesar de que la muerte y su hálito inevitable me lo arrebataron tan pronto, tan inesperadamente, que no me permitieron decirle cuánto lo quiero y lo admiro, aunque el anonimato se apodere años tras año de su nombre..014




6 thoughts on “¡Mi abuelo combatió en Sumbe!

  1. KUKI

    ME RECONFORTA QUE PERSONAS TAN JOVENES COMO LA PERIODISTA SIENTAN TAN PROFUNDAMENTE ADMIRACIÓN POR LOS MAYORES ESO ES A LO QUE ASPIRAMOS RESCATAR LA ESPIRITUALIDAD Y EL ORGULLO POR LO NUESTRO GRACIAS A LA PERIODISTA QUE NOS DEVUELVE LA FE EN EL MEJORAMIENTO HUMANO

    Responder
  2. SUSI

    HOLA JESSICA TU ABUELO DONDE QUIERA QUE ESTE DEBERA SENTIRSE ORGULLOSO DE LA ADMIRACIÓN Y EL CARIÑO QUE SIENTES POR EL LINDO TRABAJO FELICIDADES

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones