Search
Wednesday 23 October 2019
  • :
  • :

La historia de una Eva que no conoció el paraíso

violencia-mujerLaura recorre las mismas calles que cientos de mujeres. Trabaja, sonríe, se esfuerza por tener una vida honrada, lejos del dolor y la tristeza. Pero detrás del rostro de esta mujer se esconden profundas heridas, que ni el tiempo y ni las sonrisas podrán borrar.

“Hace algunos años me presentaron a un chico, debo confesar que me atrajo mucho. Intercambiamos teléfonos y así comenzó una larga lista de llamadas, visitas y detalles hermosos de su parte.

¨Al poco tiempo decidimos casarnos, aunque mi familia no estuvo de acuerdo. Al principio todo era perfecto. No sé en qué momento comenzó a cambiar, se hizo más agresivo, y yo no me di cuenta, no lo percibí.

¨Tenía que caminar con la cabeza agachada y si alguien me miraba, era culpa mía, me decía que yo lo había provocado. Criticaba cada cosa que yo hacía: que mi comida era una basura, que la ropa no estaba bien planchada, que había regueros en la casa. Todo esto fue debilitando mi autoconfianza y mi autoestima, hasta el punto en que llegué a pensar que merecía sus maltratos, que yo era la culpable de todo.”

El caso de Laura no está ajeno a la realidad. Nos cuesta reconocer esta difícil verdad, pero sin embargo crecen los casos de familias destruidas a causa del maltrato familiar.

“De pronto comenzaron los golpes, primero me empujaba o me apretaba los brazos. Pero poco a poco fue subiendo de tono, hasta el punto que tenía que estar varios días sin salir de la casa para que mi familia y los vecinos no se dieran cuenta. Mi vida era una pesadilla, hasta respirar me daba miedo. Hoy miro detrás y no me explico cómo permití que eso sucediera. Lo que había criticado tantas veces me estaba pasando y no sabía cómo detenerlo”.

¿Cómo conseguir ayuda en una situación como esta? ¿Qué hacer cuando el miedo nos vence? Nuestro país se esfuerza por proteger a la mujer y cuidar el cumplimiento de sus derechos dentro de la sociedad.

¨En una ocasión los golpes fueron tan fuertes que paré en el hospital. A partir de ese instante ya no pude ocultarlo, pero tampoco podía permitirlo. Mis padres fueron el apoyo ideal, pero también conté con la ayuda de las trabajadoras de la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia, sin ellas no hubiese podido mirar hacia delante y darme cuenta del futuro hermoso que podía construir, siempre que supiera llevar mi vida por el camino correcto.

¨Hoy sé que jamás permitiría que me volvieran a tratar así. Tardé mucho tiempo en recuperar mi autoestima y ahora valoro cada segundo del día, cada instante que puedo vivir. Valoro mucho a las personas que me aman y me alejo de gente que puede hacerme daño. Aún me da miedo volver a vivir lo mismo.

¨Yo espero que si alguna mujer está escuchando esto y se siente identificada, si está pasando por lo mismo que pasé yo, que sepa que de verdad no está sola, que siempre es tiempo de poner fin a esa situación solo es cuestión de decidirse.¨

Tú que has escuchado cada palabra de esta mujer, común y extraordinaria, sencilla pero valiente, no permitas que manchen tu vida con maltratos. No lo olvides, tú también mereces ser feliz. (Escrito por Tania Rosa Álvarez, tomado de Radio Llanura de Colón)



Radio 26 es la emisora provincial de Matanzas, planta matriz de la cadena de radio de nuestra provincia cubana. Está ubicada en la capital matancera, en la calle de Milanés esquina a Guachinango, en las alturas de esta bella ciudad rodeada por el valle Yumurí y la bahía de Matanzas. Twitter: @radio26cu Correo: emisora@r26.icrt.cu


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones