Search
Wednesday 23 October 2019
  • :
  • :

La inconformidad de Matanzas

demosLa postura económica que hace años asumió el colectivo para cumplir con eficiencia su objeto social, convirtió a la Unidad Empresarial de Base (UEB) Producciones Varias y Gráficas en la primera entidad de subordinación local en Matanzas que ingresó al Sistema de Perfeccionamiento Empresarial (SPE).

Factores como la carencia de recursos, entre otros, impiden que un mayor número de centros de esa clasificación en el país puedan implantar el superior modelo de dirección y gestión empresarial, realidad a la que ha sabido sobreponerse la conocida como DEMOS en el mundo comercial matancero.

Sin embargo, si esta del grupo industrial y artesanal Gardis fue la primera, debiera haber al menos otra, una segunda empresa de las 36 del Consejo de la Administración Provincial (CAP)  que ya hubiese subido a tan relevante escalón, mas no es así.

A juicio de Judith Salcedo González, el proceso de incorporación ha sido lento, “porque las estructuras de las empresas de subordinación local eran estructuras que no permitían entrar al SPE, debido a que las empresas estaban formadas por organizaciones económicas estatales, y el Decreto 281 sobre el SPE lo que prevé son empresas constituidas por  UEB.

“Entonces primero hubo que cambiar las estructuras de esas empresas y su contabilidad, para  luego comenzar el proceso, como sucedió, por ejemplo, con Transporte y Alimento. De todos modos cierta morosidad ha habido, a lo que se suma la falta de interés en algunos lugares, en detrimento de la importancia que reviste ingresar en el SPE, por la salud de la economía nacional”.

Lázaro Rodríguez Forte, presidente de la filial provincial matancera de la Asociación Nacional de Economistas de Cuba (ANEC), es un convencido de que “las empresas SPE se encuentran en mejor situación para asumir compromisos productivos, exportables y de sustitución de importaciones, justo lo que necesita Cuba”

En contraste, afirma el también presidente de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Provincial del Poder Popular, un elevado número de empresas no logran certificar la contabilidad, y ahí niegan la eficiencia y por tanto no inician los pasos del SPE.

De cualquier manera resulta halagüeño que en proceso para la aprobación del expediente estén las empresas de Confecciones Textiles Unimoda, Construcción Sur y la Provincial de Alojamiento Guanima.

Según Salcedo González, en otra fase del proceso labora un segundo grupo, integrado por  Consultoría Jurídica,  Arquitectos de la Comunidad, Construcción Norte, Transporte, ADECOR, LAMAS Y  TRANSGARDIS, estas tres últimas de Gardis, un grupo que en la provincia se ubica en la avanzada, como consecuencia de la solidez organizativa y estructural con la que cuenta.

Llama la atención que ninguna de las unidades del grupo empresarial provincial de Comercio, Gastronomía y los Servicios ha logrado ingresar al SPE, así como otras entidades con potencialidades para hacerlo, negándole los beneficios que ello proporciona a la calidad de vida del territorio y a sus propios trabajadores.

Si alguien lo duda, que le pregunten a Ana Isabel Ruiz Barrios, la directora general de DEMOS. “Desde que en junio de 2012 fuera aprobado el expediente, los trabajadores comenzaron a percibir las ventajas prácticas de un sistema que les garantiza mayores ingresos salariales, eleva la calidad y cantidad de nuestro encargo social, con sostenidos crecimientos en las producciones y las ventas, saldos para nosotros incuestionables”.

Sin embargo, razona, para que esos ingresos se materialicen, debe vigilarse bien que el reordenamiento que implica estar en este escalón no falle, aprovechar de manera óptima la organización que supone estar perfeccionados y saber emplear la autonomía que como empresarios se nos concede legalmente para continuar las mejoras continuas.

A juicio de Ruiz Barrios, la economía cubana se podría gestionar mejor desde el SPE, solo que “lo que está escrito en el Decreto Ley 281 tenemos que seguir día a día perfeccionándolo, no se puede quedar únicamente en lo logrado al momento de la aprobación, algo que tratamos de materializar en DEMOS, con las mejoras perennes  en sus inmuebles, talleres, en cada puesto laboral a favor de los hombres y mujeres que aquí se desempeñan”.

El ejemplo de DEMOS servido está. Dicho sus ventajas, el SPE ajustado a las condiciones de actualización del modelo económico cubano precisa  que la totalidad de las empresas que puedan entrar en él acaben de vestirse con esta suerte de traje que, como se sabe, debe quedar justo a la medida. Solo así la provincia de Matanzas dejará decir que está inconforme.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones