Search
Monday 11 November 2019
  • :
  • :

Otra guerra en Girón

Martín Vila, combatiente  de Matanzas que participó en Playa Girón. FOTO RADIO 26.

Martín Vila, combatiente de Matanzas que participó en Playa Girón. FOTO RADIO 26.

Mil veces han narrado sus historias, mil veces han contado de los días de Girón que llevan cargados en la memoria como mochila de combate que no se abandona. Lo único que jamás habían confesado Martín Vila y Pablo Cardoso  fue la otra guerra en la que combatieron para que la rabia no les llevara a cometer locuras contra un enemigo que quiso aniquilarlos.
Respetarles la vida a los mercenarios que desembarcaron con los más viles propósitos suena muy fácil, pero estos hombres saben del colosal acopio de paciencia que tuvieron que hacer para no agredirlos ni con un cocotazo.

Desde muy jovencitos, cuando la lucha armada los tuvo por soldados, Fidel les enseñó el respeto por el adversario, coinciden  estos hermanos de la histórica gesta, detenidos ahora en el pretérito con la misma disposición combativa de abril de 1961.

Unas de las cosas que sirvió para fortalecer más a la Revolución, fue el trato dado a los enemigos, un factor del extraordinaria importancia que marcó su carácter verdaderamente humanista”, valora Martín.

Pero aunque la mayoría de nosotros estábamos dispuestos a cumplirlo, siempre hubo compañeros a los que las circunstancias los llevaban por el camino de la desobediencia”.

Así sucedió tras la captura de cuatro mercenarios, “unos cobardes que repetían no nos maten no nos maten y a quienes aseguramos que serían juzgados en su momento porque los asesinos eran ellos. Sin embargo, tuvimos que ponernos muy fuertes ante la reacción de uno de los nuestros,  loco por arrancarle la cabeza a esos hijos de p….

Eso merecían, pero no podía permitirse. El resto de la tropa lo sabía y lo enfrentamos enérgicamente. Los invasores llegaron sanos y salvo a su destino”.

Tal ética de lucha ya había acompañado a Martín Vila por el lomerío del Escambray.  “Con un buen número de bandidos tuvimos que compartir nuestra latica de leche para que no se murieran de hambre, fíjese hasta donde llegó nuestra consideración por ellos, un gesto no siempre aprobado por unanimidad pero marcaba la diferencia de sentimientos entre un bando y el otro”.

Pablo Cardoso, combatiente de Matanzas que participó en Playa Girón. FOTOR RADIO 26.

Pablo Cardoso, combatiente de Matanzas que participó en Playa Girón. FOTOR RADIO 26.

Y aunque dicha generosidad nada tenía que ver con sumarlos a la causa revolucionaria, medita Pablo Cardoso, no resultan pocos los que conmovidos se integraron a nuestras trincheras.

Sin embargo, este villaclareño radicado en Matanzas no justifica a quienes han querido aplicar la justicia al libre albedrío, mas sus vivencias le hacen pensar lo difícil de mantener una postura humana cuando usted ha capturado a los que mataron a los suyos.

Por eso el corazón se le aprieta al hombre de la toma de Santa Clara, al militante de la columna dirigida por el Che. El colega de El Vaquerito siente hoy el mismo dolor de cuando el 17 de abril de 1961 la aviación casi destrozara a una parte del batallón que avanzaba por algunos poblados como Yaguaramas.

Estábamos a unos kilómetros de la posición que debíamos ocupar cuando el ruido de los aviones nos alegró porque pensábamos que eran los nuestros. Ya se conoce que engañosamente utilizaron banderas cubanas. Entonces no lo sabíamos y saludamos seguros de que no protegían. Nos calcularon, dieron la vuelta y empezó el bombardeo sobre nosotros…”

Ni la experiencia de mil combates pudo para lidiar con aquello, lo más difícil de su vida de luchador lo vivió en Girón. “Nos mataron a la mitad de la gente porque nos cogieron mansitos mansitos…

La artimaña empleada no podía sorprendernos, los gobiernos de los Estados Unidos son egresados de la universidad de la trampa, son métodos imperiales, como los empleados ahora para intentar dañar la imagen de una Isla que tanto hace por el bien de la humanidad”.

Coinciden Vila y Cardoso que cualquier cosa el imperio es  capaz de practicar para conseguir sus propósitos. “Esa es el arma fundamental, se pasan el tiempo inventando cómo tumbarnos”.

Estos hermanos de contienda son dos eternos convencidos de que el  respeto por la vida del adversario define a la Revolución Cubana. Lo saben la Sierra Maestra y el Escambray. Playa Girón también lo supo, una postura ética que los imperialistas insisten en poner en dudas ante los ojos del mundo.

Por eso, a la altura de sus canas, abrazan hondo las ideas de un país por el que hay que seguir batallando, ahora desde cada tipo de recurso con el que quieran invadir a la Patria. “¿Cómo se les ocurre pensar que pueden derrotarnos? Guerra avisada no mata soldados”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones