Search
Monday 11 November 2019
  • :
  • :

Cocodrilos indefensos ante el Tsunami

pinar-campeon-53 serieConcluyó el evento que tenía paralizado a millones de personas hacía más de cuatro meses. El tan anhelado título lo conquistó el Tsunami de Pinar del Río, décimo para  la provincia y cuarto con este nombre. Los matanceros una vez más tienen que conformarse con la plata. De seguro a algunos inconformes les viene a la mente el refrán “tanto nadar para al final morir en la orilla”.En lo personal no concuerdo con los que piensen de esa manera. Los Cocodrilos se mantienen en la élite del béisbol cubano. Fueron el mejor equipo a lo largo de la Serie 53 hasta llegar a la discusión de la corona frente a los pinareños, un equipo acostumbrado a ganar finales y aunque cometieron varias imprecisiones, no fallaron en los momentos claves.

Creo que aquí estuvo la diferencia entre estos conjuntos. Los vueltabajeros jugaron sueltos a la pelota y demostraron que la historia pesa. Tuvieron a un Yosvani Torres que se reafirmó como el pitcher número uno del campeonato y les aportó tres victorias, incluida la del choque final. El novato Vladimir Gutiérrez mostró no tener nervios al frenar en seco a los yumurinos en sus dos presentaciones en el Victoria de Girón. Con el madero tres figuras fueros fundamentales: William Saavedra, David Castillo y el refuerzo granmense Roel Santos.

Mientras que a Matanzas nada le funcionó. Los abridores no pudieron ganar ni tan siquiera un juego. Su principal abridor, el zurdo Yoanis Yera, donde estaban cifradas las esperanzas de la dirección, se vio desconcertado sobre la lomita. El bateo no produjo con oportunidad y la defensa, que fue la mejor de la postemporada, falló en los momentos cruciales. El equipo en general estuvo muy presionado, creo que aquí la etiqueta de favoritos les jugó una mala pasada.

A pesar de que no llegaron a lo más alto del podio, aspiración de los habitantes de esta provincia, estuvieron por segundo año consecutivo en la gran final. Algo que desde afuera se ve fácil, pero el camino recorrido es bastante escabroso. Los matanceros demostraron que sí se puede, aunque la voluntad y las ganas de triunfar no lo son todo. Felicidades también para la afición que siempre confió en su equipo y desbordó  el Victoria hasta el último out del campeonato.

Ahora a esperar hasta la próxima serie para ver si nuestros  peloteros nos dan el título que más sueñan los matanceros.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones