Search
Thursday 19 September 2019
  • :
  • :

La tragedia de El Morrillo

morrillo-matanzas

morrillo-matanzas

Después de la intervención norteamericana en Cuba, le fue impuesto al pueblo isleño un modelo de desarrollo totalmente plegado a los intereses y necesidades del gobierno norteño.

La lucha del pueblo cubano, privado de líderes que profundizaran en las raíces del problema en los primeros veinte años, fue contra la dominación totalmente manifiesta de los yanquis. No fue hasta los años 20 en que despertó la conciencia nacional, con líderes como Villena y el dedo acusador de la nación cubana se dirigió hacia el Norte.

Toda una generación tomó conciencia de la situación real y entre ellos descolló Antonio Guiteras Holmes, descendiente directo de una prestigiosa familia de raíces matanceras.

Hijo de la unión de un cubano patriota, Antonio Guiteras, y una revolucionaria irlandesa, Marie Theresa Holmes, desde su más temprana adolescencia fue un líder de juventudes.  En la Universidad de La Habana, donde estudió Farmacia, se manifestó contra el tirano Machado y ya graduado continuó con esta línea política.  En 1931 lideró el alzamiento de La Gallinita, en Oriente, que fracasó.  El 29 de abril de 1932 asaltó el Cuartel de San Luis y ya quedó en la clandestinidad.

A la caída de Machado fue llamado a formar parte del Gobierno de los Cien Días y a él se debieron las más populares leyes de la época como la intervención de la Compañía de Electricidad, la jornada laboral de 8 horas y otras.  Un gobierno nacionalista no convenía a los intereses norteamericanos y por eso, contando con la complicidad de Fulgencio Batista, depusieron a los dignatarios y se quedó el traidor como dictador.

Tony pasó a la clandestinidad y fundó la organización revolucionaria Joven Cuba.  En su apoyo los venezolanos comunistas le enviaron a Carlos Aponte, coronel del ejército de Sandino.

Guiteras se dio cuenta que era necesario organizar la Revolución desde el exterior y por eso preparó su salida hacia México en el yate Amalia, llevando consigo a los revolucionarios más comprometidos.

Para este empeño contó con un amigo de la infancia, oficial al frente de la Marina de Guerra en Matanzas y nombrado Carmelo González.  Este le facilitó la concentración del grupo en una antigua fortaleza española ya en desuso, El Morrillo, a donde vendría el Amalia a buscarlos.

Buscando prebendas personales Carmelo traicionó a Guiteras y el 8 de mayo de 1935, en horas de la mañana, fuerzas del Ejército rodearon el lugar.  El grupo estaba desarmado.  Solamente Guiteras y Aponte contaban con sus armas personales y así cayeron en desigual combate, entrando para siempre en la Historia de Cuba.

Durante los años siguientes, y más aún durante la dictadura de Batista (1952-1958) fue lugar de peregrinación El Morrillo, dando lugar a choques entre estudiantes y la policía batistiana.

No fue hasta el Triunfo de la Revolución en que se hicieron realidad los sueños guiteristas y un memorial levantado allí guarda los restos de ambos luchadores.




One thought on “La tragedia de El Morrillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones