Search
Thursday 19 September 2019
  • :
  • :

El arte de Guayasamín llega a Matanzas

Madre y niño

Madre y niño

Diez piezas de pequeño formato del prestigioso artista de la plástica Oswaldo Guayasamín, conforman la muestra que se exhibirá hasta el 16 de junio en curso en el Museo de Arte de Matanzas.

Las obras, según puntualizó la especialista Aliana Martínez, son un fidedigno reflejo del argumento que definió las creaciones del pintor, escultor, grafista y muralista ecuatoriano, que tuvo como centro al ser humano con sus angustias, preocupaciones y sufrimientos, producto de una etapa de enajenaciones emocionales.

Marialis Martínez, relacionista pública en la institución, se refirió a algunas de las características de la exposición.

“La muestra se titula Obras gráficas de Oswaldo Guayasamín. Gracias al gentil préstamo de la Casa Guayasamín, de La Habana, se exponen por primera vez piezas originales del artista amigo de Cuba, en la ciudad. Las pinturas están trabajadas sobre las técnicas de la serigrafía y el aguafuerte.

“Con esta exposición nos insertamos en las actividades correspondientes al Salón competitivo de Artes Visuales Roberto Diago Querol y, así también, cerramos nuestras celebraciones por los 16 años de la fundación del Museo de Arte de Matanzas.”

Durante su carrera artística Guayasamín analizó detalladamente la fisonomía humana, definió sus rasgos, expresiones y sentimientos, los cuales plasmó con destreza y acentuada intencionalidad. Para ello se apoya en el empleo de colores y formas que les atribuyen a sus protagonistas cierto carácter y un aire sombrío, elementos que le permitieron surcar un camino de creación cargado de una profunda vehemencia.

De esta manera, la selección de piezas, entre las que se encuentran Reposo, Madre y niño y El grito, encarna los elementos formales de la obra del autor donde se aprecian rostros con miradas sorprendentes que cobran vida con cada nuevo trazo para contarnos sus perturbaciones; bocas disímiles tremendamente gestuales que desbordan los límites del cuadro y manos descarnadas y quebradizas que representó con habilidad prodigiosa.

Nadie como él supo revelar en lienzos las penurias de una época a la que calificó como la realidad más monstruosa que jamás se haya sucedido en la historia de la humanidad. Con sus pinturas se convirtió en un crítico enérgico, de profunda sinceridad visual hacia las tragedias humanas que le afectaron hasta definir su trayectoria artística

La muestra Obras gráficas de Oswaldo Guayasamín, bajo la curaduría de Yamila Gordillo, constituye en sí misma una declaración ferviente de las tragedias que afloraron durante el siglo XX y adquieren vigencia en la contemporaneidad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones