Search
Wednesday 13 November 2019
  • :
  • :

Realidades y ancianidad

Realidades y  ancianidad Los datos demográficos demuestran que  una cuarta parte de la población cubana rebasa o está próxima a las seis décadas de vida.

Este ritmo de envejecimiento se acelerará en  años venideros, en relación con la cantidad total de habitantes, en lo que influye la baja tasa de natalidad y el alargamiento en la expectativa de vida de hombres y mujeres (unos 77 y 80 años promedio, respectivamente).

El tema ocupa cada día a gobernantes, sociólogos, psicólogos, economistas y otros expertos en disciplinas que se relacionan con los problemas que afrontan las personas de la llamada tercera edad y la mejor manera de afrontarlos para hallarles solución, habida cuenta el fenómeno es actual y tiende a complejizarse.

Entre  los factores más importantes se identifican al medioambiente, las políticas sociales y la infraestructura necesaria.

En opinión del  investigador Enrique Rodríguez, del Instituto de Geografía Tropical, la salud física y psicológica, y la vida diaria   de quienes transitan por edades avanzadas dependen en buena medida de su exposición a eventos naturales, pues los ancianos constituyen también un grupo de riesgo ante fenómenos como el cambio climático, que origina temperaturas cada vez más elevadas, fuertes precipitaciones, sequías y eventos  como ciclones y huracanes.

Caminar por aceras rotas, sin árboles para guarecerse del fuerte calor y del sol, cruzar calles y avenidas llenas de baches,  desprovistas de indicadores del tránsito y sin tapas en los tragantes,  constituyen riesgos incrementados para los ancianos, mientras que la necesidad de ropa, calzado y otros bienes y servicios especializados,  se acrecienta a parejas de la mayor tasa de envejecimiento, lo que claramente expone la necesidad de resolver estos asuntos.

En Matanzas y en toda Cuba se desarrollan programas para atender estos temas, pero es innegable que la sociedad y la población  en su conjunto necesitan ganar más en conciencia sobre el fenómeno del envejecimiento,  etapa de la vida hacia la que todos nos dirigimos, o ya estamos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones