Search
Thursday 21 November 2019
  • :
  • :

Gana la economía si bien se construye

constructoresEl concepto de que gana la economía si bien se construye, muy bien lo conocen hoy los constructores de Varadero, el polo número uno de sol y playa cubano, donde el país realiza  inversiones que incrementarán la infraestructura hotelera del afamado balneario.

La eficiencia con la que ahora se edifica costaba muchísimo conseguirla en el pasado. Un dato podría resultar más que elocuente. Una década atrás necesitaban un lustro para terminar lo que ahora consiguen entre dos y tres años.

Si  una fuerza ha tributado a los trascendentales saldos son los llamados Maestros de la Construcción, que  lideran a unos 3 mil cascos blancos de varias provincias del país, en especial las orientales y centrales, en el deseo de obtener como resultado  el cumplimiento de los plazos y la correspondiente eficiencia.

Este movimiento fue constituido en enero de 2005, inspirado en la ejemplaridad, profesionalidad, calidad en las ejecuciones y la obligada transmisión de conocimientos a los nuevos obreros que se incorporen al auge inversionista que hoy experimenta Varadero.

Precisamente en este 2014, la experiencia cumplió nueve años de existencia, iniciativa que debe su surgimiento al francés Léonard Addesso, representante de Bouygues Batiment International (BBI), asociada con el Ministerio de la Construcción.

A juicio del empresario, uno de los principales aporte del movimiento se relaciona con el compromiso que han creado con el lugar donde laboran y muy en especial el gusto que sienten estos constructores por  lo que realizan.

Para  especialistas y directivos cubanos, ha sido trascendental en la consolidación de los Maestros de la Construcción la oportunidad de aprendizaje que ofrecen a sus ayudantes por el dominio que poseen de varios oficios, así como también la disciplina y organización del destacamento.

Aunque unos 190 integran el selecto grupo, se estima que la cifra llegará a 500. Sin embargo, para que otros puedan ingresar dependen de una comisión que cada año evalúa disciplina, calidad y productividad de los aspirantes y es la encargada de decidir quiénes pasarán a vestir el uniforme que los identifica.

La mayoría de los constructores asentados en Varadero opina que el acortamiento en los plazos de fabricación constituye significativo ahorro de los presupuestos financieros, algo a lo que mucho tributa la transferencia tecnológica derivada de la Asociación Económica Internacional entre Francia y Cuba.

A los Maestros de la Construcción y al resto de la gran fuerza que edifica la infraestructura hotelera y extrahotelera en el principal polo de Sol y playa de la Isla, los anima el propósito de que cada obra ejecutada lleve el sello de la calidad.

Es por eso que la capacitación ocupa especial prioridad entre los cascos blancos, debido a que los conocimientos devienen garantía de que todo funcione de manera óptima desde el mismo momento del proyecto.

Actualmente estos hombres ejecutan, entre otras,  el complejo Las Conchas, inversión que le aportará a la provincia de Matanzas más de mil 200 habitaciones, lo que incrementará la capacidad de alojamiento de un polo de ocio que por seis años ha hospedado en sus instalaciones más de un millón de turistas foráneos.

Sin dudas, la economía cubana seguirá ganando mucho más si la máxima de construir bien constituyera regla y no excepción en la práctica constructiva de la Isla.

Por lo pronto, en Varadero, los Maestros de la Construcción todos los días conquistan los amaneceres en el propósito de levantar, desde los cimientos, la eficiencia inversionista.




One thought on “Gana la economía si bien se construye

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones