Search
Friday 22 November 2019
  • :
  • :

En el Valle de Yumurí: La chiva por la vaca

leche-valle-yumuri-chivaLa puesta en marcha de un punto de refrigeración de acopio de leche en la zona del Valle de Yurumí, en las inmediaciones de la ciudad  de Matanzas, ha sido casi una bendición para los cooperativistas y campesinos asentados en la región.

El termo con capacidad para almacenar 500 litros se construyó en tiempo récord por fuerzas de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Juan A. Morales y funciona desde el primero de abril del actual año, con las garantías exigidas por todos los implicados.

El recipiente completamente equipado con el objetivo de enfriar y conservar la leche con la temperatura adecuada para su tratamiento posterior, ha tenido gran aceptación entre los productores.

“Nos quitó de encima no pocos dolores de cabeza”, reconoce Marcos López, uno de los acarreadores que tributa al referido centro, tras mostrarse conforme con los resultados.  “Yo deposito casi inmediatamente después del ordeño y hasta ahora la leche siempre ha registrado la máxima calidad”, señala.

Para el campesino Juan Castillo, productor de la CCS Reynold García, el  beneficio es grande. “El vaquero se levanta de madrugada para ordeñar a sus  animales y es muy triste perder el tiempo en vano. Antes debíamos esperar en la carretera por el camión de la Empresa Láctea, algo distante de la finca,  y si por desgracia ocurría algún percance demorábamos varias horas en esos trajines con el inconveniente además de no poder realizar otras labores”.

Comenta que el acopio del alimento se realiza casi inmediatamente después del ordeño, en el punto lácteo de recepción donde se hacen los muestreos pertinentes para conocer los parámetros de calidad de la leche. “Hasta la fecha nunca ha resultado deficiente y nos la pagan al precio máximo”.

Miguel Luis Cobo, presidente de la CCS Juan A. Morales, explica que el punto lácteo ha sido motivo de regocijo entre los productores del Valle de Yumurí, y  menciona entre otras ventajas del sistema la mejoría de la calidad de la leche, pago más justo por el alimento y un mejor control del producto y del plan contratado con cada campesino.

“Ahora con el termo todo es distinto, es como haber cambiado la chiva por la vaca, uno sabe hasta el color de la ropa que usó el campesino para ordeñar la vaca”, jaranea para ilustrar las posibilidades organizativas.

Sergio González, técnico del laboratorio y responsable a su vez del punto lácteo, incluida la higiene y cuidado del equipo, precisa que los acopiadores admiran este sistema porque allí no solo se mide de forma inmediata la cantidad del preciado alimento sino que además se hacen las pruebas de calidad (acidez, densidad y mastitis), y el productor gana tiempo para dedicarlo a otras labores en su finca.

Señala que durante los dos meses y algo más de servicio no han afrontado dificultad alguna con los productores ni con la empresa. “Con anterioridad no se sabía si el problema era del carrero, el campesino o el acarreador; ya eso quedó solucionado”. Añade que de la propia leche recolectada destinan cierta cantidad para abastecer la bodega de Chirino, el hotel El Valle y el círculo infantil Maripositas del Campo.

Mayelín Rodríguez, administradora de la bodega, reconoció que desde la puesta en marcha del termo la leche ganó en calidad y no han tenido una sola queja de los consumidores.

Se entiende, desde luego, la razón por la cual la dirección de la CCS Juan A. Morales está solicitando la adquisición de un recipiente refrigerado con mayor capacidad de almacenaje. “Otra de las ganancias de este sistema es que gracias a sus bondades ha favorecido el incremento progresivo de la producción”, sostiene Miguel Luis Cobo.

 LOS TERMOS IMPLICAN UNA RESPUESTA

Del total de 65 recipientes refrigerados previstos a montarse en la provincia,  un número cercano a los 40 ya está funcionando. El resto, según Modesto Olegario Maure García, presidente de la ANAP en Matanzas, debe incorporarse antes de concluir el presente mes.

Comentó que el atraso en algunos casos, como en el municipio de Colón, obedece en lo esencial a la falta del propio recipiente y a la entrega tardía de los materiales a las entidades productivas por parte de Suministros Agropecuarios, aunque no se descarta cierta morosidad por parte de las juntas directivas.

Dijo que también los ha golpeado la falta de servicio eléctrico en los lugares escogidos para establecer los referidos centros, y complicaciones de orden técnico con algunos de los equipos de refrigeración.

Sostuvo Olegario que estos termos suponen una respuesta mayor del sector cooperativo y campesino, que precisamente incumple su plan de leche a la industria en unos 250 mil litros y por consiguiente determina una posición nada cómoda para Matanzas en este importante renglón productivo.

Comentó que basta un solo golpe de vista para entender los beneficios de esos puntos lácteos, cuya puesta en marcha es posible y muy necesaria, y que tiene como paradigma del sistema al establecimiento ubicado en el Valle de Yumurí en tierras de la CCS Juan A. Morales.

(Publicado en Granma)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones