Search
Thursday 19 September 2019
  • :
  • :

La Avellaneda y Luisa Molina

Gertrudis Gómez de Avellaneda

Gertrudis Gómez de Avellaneda

Con una sobriedad deslumbrante en el diseño de Joham E. Trujillo, el libro Gertrudis Gómez de Avellaneda. Obras, ensayos, artículos, crítica literaria e impresiones de viaje, con selección y prólogo de Cira Romero, una de las más importantes estudiosas de la autora que cumple en el 2014 su bicentenario, es un libro que hay que buscar y leer, que recomiendo.

Vuelvo a enfatizar en lo significativo del catalogo de Ediciones Matanzas.

Editado por Dianelys Gómez y Alina López, quisiera detenerme en el artículo que la Avellaneda dedica a la poeta Luisa Molina.

Es interesante cómo la reconocida autora dedica un  texto publicado en La América,  en la ciudad de Madrid a una autora cubana casi desconocida, como lo fue Luisa Molina, nacida el 21 de julio de 1821 en las cercanías del Río Moreto y fallecida en Sabanilla del Encomendador en 1887.

Este artículo demuestra la estrecha relación que la Avellaneda mantuvo con su país y sus escritores, a pesar de estar lejos. Y especialmente con la literatura escrita por mujeres.

Luisa Molina fue una pobre campesina, con un enorme talento que su condición social no permitió desarrollar  en todo su esplendor.

Hay en este texto mucho de solidaridad, de bondad, de amor patrio, de compasión hacia el otro y de reconocimientos del valor literario de sus iguales.

Nos muestra  varios rasgos muy particulares de la poetisa, ensayista, dramaturga y narradora, nacida en Puerto Príncipe en 1814 y que muy joven emigró a España, donde recibió los más altos reconocimientos literarios.  Podemos encontrar también mucho del fervor religioso de la Avellaneda, lo que se puede apreciar en las comparaciones, consejo y análisis sobre la vida y la obra de Luisa Molina con otras personalidades, como Juana de Arco, por ejemplo.

Es un texto de una humanidad esencial, desbordante.

La  mujer que alcanzó la gloria, habla de la campesina pobre, que vive en su choza rústica, sin posibilidades de lecturas y  reconocimiento.

El Moreto, aclaro, nace en el Valle de Guamacaro y siempre me he imaginado –aunque algunos estudiosos la ubican lejos de él –  en las cercanías de lo que fue mi tierra  natal, mi patria chica.

La Avellaneda  afirma: Luisa  Molina es poeta, a pesar suyo.

La Avellaneda se acerca a sus poemas. Agradece a la sociedad matancera que ayuda a la poetisa. Tiene ante ella los versos publicados por Luisa Molina y los valora, habla de ingenio, pero también de ignorancia del arte; pero lo hace desde el análisis de una realidad concreta, la de la autora investigada.

La Avellaneda  habla también de sencillez y espontaneidad encantadoras.

En la memoria de La Peregrina,  como también se le conoce,  quedaron varias estrofas escritas por Luisa que le impactaron. Utiliza fragmentos de una carta de la muchacha campesina, talentosa y sensible, donde le pide a alguien un libro de filosofía para encontrar respuestas y conocimientos.

Es significativo lo que la Avellaneda recomienda a la poetisa de El Moreto. Le repite: Tú eres poeta, Luisa.  Sin dudas este articulo, con que se inicia el libro con selección de Cira Romero atestigua rasgos humanos de la Avellaneda, pero también su análisis crítico sobre la literatura cubana de su época. A los amigos lectores que quieran saber más sobre este tema, pues a comprar el libro. Y a los que quieran leer la obra poética de Luisa Molina, busquen el libro también editado por Ediciones Matanzas Como ave que canta entristecida.

Será un hermoso encuentro con la obra de dos mujeres y también una vía eficaz de conocer la variada y rica diversidad editorial de Ediciones Matanzas.

Ulises Rodríguez Febles. Tomado de Índice CULTURAL. Orbita. Radio 26   

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones