Search
Tuesday 12 November 2019
  • :
  • :

Argentina se reencuentra con su historia

Messi-y-SneijderTuvo que esperar Argentina 24 largos años para retornar al punto donde la había dejado Maradona, pero ahí está: en la final de un Mundial, ante la amenazante Alemania, en el mítico Maracaná el próximo domingo.

Estará, aunque en el proceso debiera soportar ante Holanda otro trance agónico, estresante y sufrido, de esos en los que el rival aprieta hasta el límite y la ausencia de goles acaba gastándose incluso la prórroga para develar todo el misterio  en la tanda de pe­nales.

Si no hubo goles en los 120 minutos que duró el encuentro, en efecto, fue porque la reedición de la final de 1978 se disputó como si fuera una partida ajedrecística, o mejor un tango largo y trémulo, en el que la alternancia en los movimientos de ambos bailarines imposibilitaba entrever cuál de los dos se alzaría con el triunfo.

Justo así, al ritmo cansino y trabado que pudo suponer para el espectador promedio, en medio de tanto centroampismo y ocasiones tan contadas, el choque no dejó de transmitir la impresión de que si se resolvía por un gol, sería únicamente a partir de un fallo milimétrico.

Uno como el que estuvo a punto de aprovechar Holanda al borde del alargue, cuando el partido agonizaba y Sneijder, con un taquito sublime, dejó a Robben mano a mano con el guardameta Romero. Qué pasó por la mente del veloz extremo holandés en ese momento crucial para que diese un toque de más a la Brazuca en vez de fusilar a placer la valla argentina, tal vez nunca se sepa, pero lo cierto es que justo en el instante que quiso desenfundar el disparo apareció de la nada la pierna salvadora de Javier Mascherano para desviar su remate.

Si el partido tuvo dos nombres propios, uno de ellos pues, definitivamente fue el del jefecito, que volvió a ejercer de capitán sin portar la cinta y corrió, luchó, se multiplicó en el campo y arengó al equipo cuando hizo falta, pese a llevarse un fuerte cabezazo que lo dejó aturdido durante el primer tiempo.

El otro, por supuesto, fue el del propio Romero que acabó vestido de héroe en la noche de Sao Paulo, al atajarle dos cobros a Vlaar y Sneijder, emulando de paso a otro portero muy cuestionado en la albiceleste, que casualmente también se llamaba Sergio (de apellido Goycochea), tenía la innata habilidad de parar penaltis y clasificó de manera muy similar Argentina para la final de Italia 1990.

El técnico Van Gaal asistía meditabundo como detenía dos tiros de sus hombres, lo más seguro es que lamentara no haber apostado más por el ataque, dejando como dejó al joven Depay esta vez la banca en la banca, ni haberse guardado en la manga de nuevo el cambio de Krul por Cillessen, como en los cuartos ante Costa Rica. Así que en medio de esas cuitas se resignó a ver caer a Holanda otra vez en el um­bral de su gran desafío, mientras la Arena Co­rinthians festejaba teñida de blanco y azul como si fuera El Monumental de Buenos Aires.

Nadie puede adivinar, a fin de cuentas, cómo le irá ante la Alemania que hizo llorar a Brasil a un equipo en el que el talento de Messi se difumina por momentos, Palacio no le hace un gol a nadie y se extraña a un alborotador como Di María. Pero da igual. Sin convencer demasiado ni enamorar con su juego, Argentina retoma por fin su romance con la Copa del Mundo. Y solo falta ver cómo acabará esta vez su aventura: ¿si Messi dirá la última palabra frente al mismo adversario al igual que Burruchaga en México 1986, o terminará enjugándose las lágrimas como sus coterráneos también ante el mismo oponente, 24 años atrás? El domingo, sin más, veremos.

Resultado. Semifinales: Holanda, 0 – Ar­gen­tina, 0 (2-4 en penales).

Autor: Ariel B. Coya (Tomado de Granma)



Radio 26 es la emisora provincial de Matanzas, planta matriz de la cadena de radio de nuestra provincia cubana. Está ubicada en la capital matancera, en la calle de Milanés esquina a Guachinango, en las alturas de esta bella ciudad rodeada por el valle Yumurí y la bahía de Matanzas. Twitter: @radio26cu Correo: emisora@r26.icrt.cu


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones