Tender puentes a la amistad con Cuba

6

Alegría, curiosidad y cariño son expresiones comunes en el rostro y el diálogo con los integrantes del 45 Contingente de la Brigada de Solidaridad Venceremos, de Estados Unidos, que cumplen un amplio programa de actividades en Matanzas.

El encuentro deviene oportunidad para el intercambio con el pueblo, sus autoridades y recorrer diferentes sitios de interés histórico y cultural de la provincia que enriquecen el conocimiento y tienden puentes de amistad y solidaridad entre las naciones.

Esos amigos de Cuba llegaron a la Ciénaga de Zapata donde conocieron el patrimonio que atesora el museo de Playa Girón relacionado con la invasión mercenaria de abril de 1961, que condujo a la primera gran derrota del imperialismo en América.

Como parte del encuentro con los cenagueros los integrantes de la Brigada Venceremos dialogaron con los jóvenes del Conjunto Artístico Comunitario Korimakao y constataron la labor que realizan a favor de las comunidades rurales de ese municipio.

En el Museo de la Ruta del Esclavo, en el Castillo de San Severino, de la urbe matancera, los visitantes conocieron de primera mano la influencia de la diáspora africana en la conformación de la nacionalidad cubana y disfrutaron de la actuación del grupo Afrocuba, genuino representante de la rumba.

El programa prevé la colocación de una ofrenda floral en el monumento a las Víctimas del Terrorismo y el intercambio con los trabajadores de la Clínica de Restauración del Neurodesarrollo Rosa Luxemburgo y el museo A la Batalla de Ideas, en Cárdenas.

La maestra puertorriqueña Jazelyn Montañez afirmó sentirse impresionada con esta oportunidad de conocer a los cubanos, su historia común ligada a Puerto Rico y porque su ejemplo inspira, al tiempo que condenó el bloqueo norteamericano.

Conocer la realidad de la Isla es el mayor estímulo para los miembros del contingente que integran mayoritariamente los jóvenes de diversas nacionalidades, entre los que se encuentra la dominicana Ana Mileydis Rosario, quien considera que aprender de nuestro país le posibilita los argumentos para defenderlo.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *