Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Cuando un Héroe se va

Momento en el que el miembro del Buró Político del Partido José Ramón Machado Ventura le impuso a Emilio el título honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba. Foto: Granma.  Dicen que no le bastaron sus 28 años como vanguardia nacional ni el título honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, recibido en el año 2005.  El matancero Emilio Rodríguez Basabe nunca se cansó de ser el primero, de darse todo, de entregarse completo.
Con esa imagen fue inhumado este dos de agosto, a sus 66 años, víctima del cáncer quien alguna vez fuera atleta en las pistas que impuso sus mejores marcas como mecánico devolviéndoles la vida a maquinarias, tractores, equipos, en su papel de innovador de la Empresa de Logística Agropecuaria del municipio de Colón.
Se ha ido Emilio, pero la muerte solo se lleva lo físico, mas no el alma. La impronta de este hombre sigue aquí, anclada en un pedacito del mundo que llaman puesto de trabajo, en esa geografía de un colectivo donde plantó como bandera, su irrenunciable convicción: “Las soluciones existen, solo hay que encontrarlas”.
Por eso lo nombraron el Brujo, porque se le veía inquieto, pensando cómo arreglar esto o aquello, porque cuando le ponía el ojo a una pieza descompuesta solo se lo quitaba si podía repararla.
La carrera que no olvidó jamás, me asegura bajito su último director, fue la del ejemplo. “Nunca se desvinculó de la empresa, siempre estaba aquí a pesar de que se había jubilado dos años atrás. Es una pérdida que conmueve, un vacío tremendo. En él creímos porque nadie tuvo dudas de que era un héroe de todos los días… Necesitamos más hombres así”.
Y cuando un héroe como este se va, una piensa preferir la reverencia cotidiana del trabajador; no las lágrimas. Honrarlo vale más que invocarlo.
(Tomado de Tarbajadores)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones