Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Milanés o el destino de un poeta extraviado

milanes matanzas

Para algunos José Jacinto Milanés fue “un hombre sin mucha suerte”. Y puede entenderse así, si se apunta sus escasos recursos económicos para acceder a la élite que aspiraba, sus desafortunados amores o la censura de la que fue presa su obra poética ante determinados matices sociales inquietantes para su generación. Una pronta mirada sobre su inesperado final pudiera sugerir la frase.

Sin embargo, cuando se analiza la brevedad de su existencia, sus miedos y el lugar escogido para desarrollar la mayor parte de su producción literaria, puede afirmarse lo contrario, que fue “un hombre con mucha, mucha suerte” que logró trascender los límites de su natal Matanzas, incluirse dentro de las letras cubanas y ser reconocido como una de las voces más importantes de la poesía y el drama romántico en Hispanoamérica.

De ahí que el destino de Milanés, de quien celebraremos próximamente el bicentenario de su natalicio, sea una cuestión de miradas y sensibilidad.

El investigador Urbano Martínez Carmenate, Licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas, ha dedicado parte de su trayectoria profesional a documentar e interpretar la vida del poeta yumurino, a quien se le atribuye un amor imposible que la tradición nos recuerda le costó la demencia y más tarde la muerte. Una historia muy a tono con los aires del romanticismo y seductora para el propio encanto de la ciudad que lo vio nacer el 16 de agosto de 1814.

En tanto, otros son los criterios de Martínez Carmenate quien está a punto de presentar su biografía Milanés, las cuerdas de oro, de la Editorial Matanzas. El volumen encuentra como referente su libro José Jacinto Milanés, 1989, solo que en esta oportunidad, aclara, se trata de otro texto resultante de su madurez profesional y la búsqueda de un nuevo lenguaje, síntesis e interpretación de la historia.

¿Por qué se dice que Milanés, las cuerdas de oro resulta otra biografía y no una segunda edición de aquella, José Jacinto Milanés, la primera ubicada en la historia de la literatura cubana?

La primera cuenta con 32 capítulos. Ésta solo tendrá 16, la mitad. Ahora, a la distancia de varias décadas, puedo discernir que aquella, José Jacinto Milanés, ahondaba en demasía en la Matanzas de la época, elementos que en aquel momento estaban casi inexploradas por la historiografía.

Pasado el tiempo, éstos vacíos han sido cubiertos desde la investigación. Se puede decir que la primera cumplió su objetivo, pero ya hoy requería otra mirada, por eso la despojé de todo aquello y me incliné hacia otras esferas menos exploradas y que en los últimos años han ocupado mi interés.

No solo utilicé una nueva estructura, sino un lenguaje más acabado al superar cuestiones de estilo en cuanto a la propia adjetivación y la tendencia a emplear un párrafo extendido.

¿Qué resulta más grato para el investigador, un nuevo volumen o una segunda edición?

Una segunda edición porque evidencia que lo realizado anteriormente cumple las expectativas, es decir, te garantiza que tu libro no envejeció. En cambio con José Jacinto Milanés tuve que acudir a otra concepción porque éste sí envejeció. Envejeció en el lenguaje, las descripciones…

A la vez, yo crecí como investigador y escritor: con los años cambié mi forma de plasmar, sintetizar y analizar la historia. Y Milanés se merecía una biografía hija de la madurez, y por ello, a la distancia de más de dos décadas de la primera, vuelvo recorrer su vida porque realmente lo amerita.

¿Ayuda este nuevo libro a entender quién fue y qué sucedió realmente con José Jacinto?

Las mismas teorías que defendí en el primero las retomo aquí, ahora con mayor consistencia, en lo fundamental que no enloqueció por amor. La situación con su prima Isa llegó a ser como la gota que colmó el vaso porque realmente hay un grupo de antecedentes familiares, caracterológicos y producto de la propia época que le tocó vivir que apuntan a la evolución de su estado final, la locura.

Algunos sugieren que su demencia no fue tal, sino el interés familiar de ocultar su independentismo frente a la corona española.

No, no lo creo. Se cuenta con numerosos testimonios que evidencian claramente su estado de crisis emocional, cartas y entrevistas realizadas a sus hermanas a lo largo de los años. Y no lejos está el viaje realizado junto a su hermano Federico por Estados Unidos y Europa, gracias a una colecta pública, donde los Milanés pretendían que recuperara su quebrantada salud.

Lo que sí no debe pasar por alto es que su poesía refleja sus anhelos independentistas y su oposición a problemáticas sociales como la esclavitud.

¿Por qué titularlo así, Milanés, las cuerdas de oro?

Por los versos sencillos de José Martí a propósito de su figura: “…se ha roto el vaso, quebrantado el yeso, quién volverá sobre las cuerdas de oro de Milanés…”

¿Fue Milanés, lo que se dice, un poeta de reconocimiento a pequeña escala, en su natal Matanzas?

Milanés es un poeta de Cuba. Su poesía está vinculada a la isla en toda su dimensión aunque Matanzas está como pintada en su obra. Casi nunca salió de aquí por lo que también puede decirse que fue un poeta de la ciudad.

Sin embargo, su producción literaria lo trascendió de su contexto local y alcanzó no solo la nación sino que fue más allá, está considerado una de las voces más importantes del romanticismo en Hispanoamérica. (Tomado de Cubarte)

Artículos Relacionados

El homenaje a Milanés, va por casa

Milanés, las cuerdas de oro




One thought on “Milanés o el destino de un poeta extraviado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones