Search
Tuesday 24 September 2019
  • :
  • :

Desnudos que pintan soles

Ernesto García Peña, artista matancero de la plásticaUna profunda sensibilidad y exquisitas interpretaciones de las realidades históricas y cotidianas, son cualidades que mezclan en la obra de un matancero que, sin estar presente físicamente, es parte indisoluble de la tradición artística de la Atenas de Cuba.

Ernesto García Peña es un hombre que nació para crear, por eso desde sus primeros años estuvo vinculado a las artes plásticas “porque esa era una constante inquietud en mi quehacer diario como estudiante desde la primaria, en mi casa o en la calle. Me pasaba horas haciendo dibujos en las calles con tizas, piedras o carbones.

“Fue algo que aprendí espontáneamente y que tuve la dicha de poder encauzarlo a través de la enseñanza profesional.”

Seguidor de las ideas de la vanguardia cubana, con exponentes como Víctor Manuel, Eduardo Abela y Carlos Enríquez, el pintor, grabador y dibujante refleja en sus obras la armonía característica de las poesías.

De ellas recoge la dulzura infinita que le brindan a sus creaciones las transparencias y traslúcidos que lo identifican.

“Las influencias son múltiples y son muchas; a veces se comete el error de pensar que uno tiene influencias de determinado artista, yo pienso que eso es falso porque en la medida que estudiamos y maduramos profesionalmente entendemos que hay muchas fuentes de alimentación, a veces no son ni siquiera de las artes plásticas.

“En mi caso me he sentido siempre muy influido por el cine y la literatura, estas han sido fuentes inagotables e importantes. Toda mi obra se fundamenta a partir de mi acercamiento como lector a los grandes poetas y novelistas, en correspondencia con mis experiencias en cuanto a todas las manifestaciones del are.

“Un estudiante como yo que pasó la Escuela de Instructores de Arte, durante el nivel elemental medio, la Escuela de Nivel Superior Medio, que fue la ENA, y por último el Instituto Superior de Arte durante cinco años, se nutre mucho del mundo artístico.

“Eso me permitió recibir toda la carga de influencia propia de la Historia del Arte y especialmente de las artes visuales porque además son coincidentes las temáticas, lo que se van transformando de acuerdo a la personalidad artística de cada cual.”

Profesor y Miembro de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos de la UNESCO, se expresa mediante una versión cromática en armonía con los temas desarrollados.

El poeta de los acrílicos ofrece el erotismo y la sensualidad de los desnudos femeninos, con una fusión de delicadeza, audacia y sosiego que nos arrastran a los espacios más sutiles de la condición humana.

“Es una constante en la Historia del Arte, no es ajena a ella. A veces se me ha criticado que mi arte no tiene un carácter testimonial y eso es un error porque si analizamos la vida del ser humano, su preocupación mayor es sentirse realizado y a plenitud, es amar y ser amado, que es lo que yo pretendo.

“Eso es lo más cotidiano del mundo: el amor, desde el familiar hasta el carnal o a la Patria.”

Emocionado ante la pregunta de qué significa Matanzas dentro de su vida y su obra, confiesa que a esta ciudad debe su mayor inspiración.

Matanzas reúne la familia, recuerdos que guardo con celo, motivaciones que me acompañan desde mi nacimiento y es expresión de tantos talentos en su historia, de tantas personalidades destacadas en diferentes géneros de la cultura, de la intelectualidad, de la vida, que para mí es un orgullo ser matancero. Matanzas siempre está y estará presente en mi obra.”

Ernesto García Peña le regala una sonrisa a su tierra de amores, y nos regala cada vez esa magia indescifrable que solo tienen quienes son capaces de llenar con los colores de su espíritu lienzos de amor y  ternura.

ernesto-garcia-pena




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones