Search
Tuesday 24 September 2019
  • :
  • :

El derecho a existir

kiribatiEn un grupo de islas llamadas Carteret, en territorio de Papúa Nueva Guinea, unos tres mil residentes han sido reconocidos como los primeros refugiados del mundo debido al cambio climático.

Actualmente se hacen preparativos para reubicar a esas personas cerca de Bougainville, la mayor de las islas del archipiélago de Salomón, durante el próximo año o dos. Pero para ellos, hablar del calentamiento global y la elevación del nivel de los mares ya no es un concepto abstracto, sino una cruda realidad.

El aumento del nivel del mar producto del cambio climático también constituye un im­portante reto para la vida de los habitantes de Tuvalu, país de la región de la Polinesia que se encuentra entre Australia y Hawai, y que —se­­gún la ONU— podría desaparecer en los próximos 50 años.
Asimismo, en Kiribati, muy cerca de Aus­tralia, se buscan garantías para la población en caso de que todo el territorio quede sumergido por el ascenso de las aguas.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el cambio climático (IPCC) ha advertido que “el impacto del aumento del nivel del mar en los Estados insulares bajos del Pacífico (…) puede, en un principio, plantear riesgos a su soberanía o su existencia”. Informes de distintas agencias de la ONU hablan de hasta 40 países a nivel global en esta situación.

Según advirtió esta semana la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC), Christiana Figueres, “se está acabando el tiempo” para actuar contra el calentamiento global y sus nefastas consecuencias.

Figueres reivindicó la Conferencia que la UNFCCC organizará en 2015 en París y de la que —según dijo— debería salir un acuerdo que devuelva al mundo “antes de la segunda mitad de este siglo” al camino hacia la “neutralidad climática”, en la que las actividades humanas “no añadan ninguna emisión” de gas de efecto invernadero a la atmósfera.

La funcionaria hizo estas declaraciones en el contexto de la III Conferencia sobre Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS, según sus siglas en inglés) y Cambio Climático que se celebró entre el 1ro. y el 4 de septiembre en la isla de Samoa, en Oceanía.
La cita reunió a ministros, legisladores y empresarios de varios países en Apia, la capital de Samoa, con el objetivo de impulsar estrategias con las que combatir los desafíos desde el punto de vista ambiental y económico que amenazan a este grupo de naciones insulares, en su mayoría de las regiones del Pacífico, Caribe, Atlántico y el océano Índico.

La directiva de UNFCCC explicó que un nivel superior del mar no solo erosiona la costa de estos países, sino que también arruina los suministros de agua potable al entrar en los mantos freáticos e inunda los terrenos de cultivo, haciéndolos estériles. Asimismo, el aumento de las temperaturas hace que más ciclones y tormentas golpeen estos territorios.

Manifestó, además, que en la actualidad se prepara un plan que prevé el peor escenario para las islas del bajo Pacífico, en el que refugiados por el cambio climático tendrían que ser reubicados en otros países.

En este sentido, algunos líderes de las SIDS también alzaron sus voces. El presidente de las islas Seychelles, James Michel, señaló que los intereses de las grandes empresas han dominado el debate durante demasiado tiempo.

“Es hora de que reconozcamos el cambio climático como lo que es: un crimen colectivo de lesa humanidad”, opinó tras alegar que este fenómeno “le roba a las islas-nación su derecho a existir”.

RETO PARA LA ALIMENTACIÓN

En la conferencia de Samoa, el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, también alertó de las profundas implicaciones del cambio climático en la seguridad alimentaria, medios de subsistencia y las economías de los SIDS. “Es imperativo pensar en soluciones a largo plazo y con un enfoque más integral”, insistió.

El funcionario brasileño enfatizó que para garantizar la seguridad alimentaria no se pue­de simplemente dar pan a una persona, hay que ayudarle a producir alimentos, adaptarse al cambio climático y garantizarle una dieta diversificada que asegure una nutrición adecuada.
La comunidad internacional debe considerar al cambio climático un reto que requiere de aunar esfuerzos para cambiar a un modelo sostenible de desarrollo, aseveró Graziano da Silva.

En ese sentido, el director de la FAO instó a ayudar a los SIDS a mejorar su gestión y uso de los recursos naturales, a fortalecer la producción local de alimentos y crear circuitos de consumo local y regional, así como a fortalecer la resiliencia de las comunidades frente a los desastres naturales y los nuevos problemas relacionados con el clima.

CUBA LLAMA A CAMBIAR PATRONES DE PRODUCCIÓN Y CONSUMO

ninos-islas-papuasDurante su intervención en el evento, la ministra cubana de Ciencia Tecnología y Me­dio Ambiente, Elba Rosa Pérez, sostuvo que las señales de deterioro ambiental indican la necesidad de cambiar los insostenibles patrones de producción y consumo de las sociedades actuales.

El mundo cuenta con un vasto conocimiento científico y tecnológico acumulado, pero se continúa haciendo un uso ineficiente e indiscriminado de los escasos recursos naturales y se dilapidan grandes sumas de dinero con fines de lucro, armamentistas y especulativos, argumentó.

Igualmente, llamó a que en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cam­bio Climático y en las negociaciones en curso bajo ese instrumento, se lleguen a soluciones urgentes y equilibradas.

La ministra opinó que si la Agenda de la ONU para el De­sarrollo post-2015 busca impacto, debe ser flexi­ble, responder a las prioridades y situaciones nacionales sobre la base del principio de las responsabilidades comunes, pero di­ferenciadas, y excluir cualquier condicionalidad.
Al propio tiempo, los países desarrollados de­ben cumplir sus compromisos en materia de apoyo financiero, creación de capacidades y transferencia de tecnología, subrayó.

Pérez recordó que Cuba, por su condición insular y características geográficas, es muy susceptible a los eventos hidro-meteorológicos extremos.
No obstante, agregó, el país realiza ingentes esfuerzos, esencialmente con sus propios re­cursos, para perfilar las principales acciones de implementación de las políticas de cambio climático y de reducción de riesgo de desastres, incluidas en las estrategias y planes de desa­rrollo económico y social y para la protección del medio ambiente.

(Tomado de Granma)



Radio 26 es la emisora provincial de Matanzas, planta matriz de la cadena de radio de nuestra provincia cubana. Está ubicada en la capital matancera, en la calle de Milanés esquina a Guachinango, en las alturas de esta bella ciudad rodeada por el valle Yumurí y la bahía de Matanzas. Twitter: @radio26cu Correo: emisora@r26.icrt.cu


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones