Search
Sunday 15 September 2019
  • :
  • :

Se puede perder la luz, pero no el camino (audio)

maquina-de-escribirCon esa luz que falta en sus ojos, el matancero Domingo Díaz, logra iluminar la vida de aquellos que gustan de la buena literatura.

Después de sufrir un imprevisto accidente,  con solo 25 años, que truncaran su destacada trayectoria deportiva en el fútbol y el baloncesto y que paulatinamente le provocara la ceguera, un tiempo después se integró a la Asociación Nacional de Ciegos (ANCI), supo sobreponerse a la pérdida de la visión y le dio un nuevo sentido a su existencia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones