Search
Sunday 15 September 2019
  • :
  • :

La ausencia del Sauto

Teatro Sauto1

La ausencia del teatro Sauto para la cultura matancera y cubana es como la de un órgano dentro de un sistema. Su restauración capital, con la calidad y el rigor técnico que necesita,  es imprescindible en un edificio de alto valor patrimonial.

La demora en la culminación tiene que ver con los presupuestos y ese rigor en la calidad.

Cuando uno relee la Historia del Teatro Sauto (1863 – 1869, del historiador Danerys Fernández, se da cuenta de su significación, entre la que se puede mencionar su trascendencia histórica y cultural, pero especialmente  la relación de los matanceros con él y de él con el mundo.

En ese edificio, donde ha actuado lo mejor de la cultura cubana e internacional que ha pasado por Matanzas, está el entrañable amor de los coterráneos por una institución que es –según encuestas-  su más venerado símbolo.

En un sistema de órganos, sería sin dudas, el corazón de la ciudad.

La ausencia del teatro Sauto trae consigo una inercia cultural, que daña la relación entre el público y variada programación.

Cualquiera puede darse cuenta de los sucesos de toda índole que nos hemos perdido, cuando vemos los anuncios en la prensa escrita, la radio o la televisión sobre giras, visitas de agrupaciones y personalidades en los principales teatros de  otras provincias y no en la nuestra.

La ausencia del teatro Sauto crea un desequilibrio en la sistematicidad cultural, en la jerarquía de ese sistema de programación; es un golpe vital a la formación de un público.

Más allá de su valioso patrimonio, lo museable del Sauto solo adquiere importancia, en la rica y variada programación cultural que puede ofrecernos y en su legado histórico y cultural, relacionado con la escena cubana de todos los tiempos.

A diferencia de muchas otras instituciones del país que decayeron en su programación durante el Período Especial, el teatro Sauto logró mantener la suya durante toda la semana, lo que es una tarea colosal en la que intervino la dirección del Consejo Pprovincial de las Artes Escénicas y la titánica labor de Cecilia Sodis, directora del coliseo.

Sauto es uno de los termómetros de nuestro desarrollo socioeconómico y del interés o la desidia de sus ciudadanos.

Un estudio de su historia nos muestra las pausas o los altísimos movimientos de sus latidos relacionados con todas las esferas de la ciudad desde el siglo XIX hasta hoy.

Como sus fundadores, los que contribuyeron a construirlo, a situarlo en el lugar que merece, los responsables de su existencia y desarrollo en el siglo XXI tienen esa enorme responsabilidad sobre sus hombros y  conciencia.

Cuando abra de nuevo las puertas, se iniciará un proceso que tendrá que ver con una nueva etapa de relación con su público. Será un proceso de adaptabilidad y para eso hay que estar preparados. Hay nuevas generaciones que desconocen del fulgor del majestuoso teatro. Cecilia Sodis y su equipo tendrán que lograr que el sueño de echar a andar el símbolo de Matanzas, se engrane en un trabajo complejo y científico: el de la programación y la promoción. Ese será su gran reto.

Cuando eso suceda, estaremos viendo en todo su esplendor una institución que ahora mismo nos falta a cada uno de nosotros; pero que nos devolverá el extraño orgullo de vivir en Matanzas y que el mundo viene  a nosotros.




2 thoughts on “La ausencia del Sauto

  1. yirmara

    Ulises, mi hijo ha crecido sin el Sauto… la última vez que fue tenía posiblemente 4 años, fue a una presentación de La Colmenita… no recuerda el Sauto y me pregunta por él… le he prometido que lo voy a llevar, al menos a ver lo que están haciendo.
    Tienes razón en todo lo que nos perdemos los matanceros con nuestro principal teatro cerrado…

    Responder
  2. odalys

    Sauto corre por las venas de Matanzas como el agua de sus ríos que desembocan en la bahía, ese extraño sentimiento de ausencia sólo será reparado cuando nos devuelva la alegría de su apertura con funciones como las que disfrutamos. Pero claro que vale la pena nos lo devulevan rejuvenecido.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones