Search
Tuesday 24 September 2019
  • :
  • :

Ysolina: la retentiva que no…

Isolina AlzheimerYsolina no recuerda que su nombre se escribe con Y. Camina despacio y habla en un susurro frases incoherentes, confunde las tardes con los amaneceres y desconoce a ciencia cierta en qué lugar duerme y cuántas al veces al día tomó agua.

Con poco más de 80 años de edad esta fémina descendiente de una familia de más allá de Santiago de Compostela en España, integra la larga lista de más de  35 millones de personas que en el mundo padecen demencia, ese síndrome que implica deterioro de la memoria, intelecto, comportamiento y capacidad para desarrollar actividades cotidianas.

Su mirada perdida entre laberintos del tiempo explora un rostro sin resultados, en ocasiones adivina a quien tiene delante, en otras la mente aparece “más clara” y sonríe cuando identifica la persona.

Ysolina no puede enumerar a sus hijos, un buen día fueron desapareciendo de sus recuerdos y tal vez menciona a los nietos más cercanos como si los hubiera traído al mundo.

Antes de que caiga la tarde suele apropiarse de historias que escuchó en algún momento de su existencia, como el día en que vio llegar a su padre en un barco procedente de España y levantaba la mano para saludarle o de la herencia de una fortuna propiedad de algún pariente inglés que vino a La Habana en agosto de 1762 y fue abatido por los “guerrilleros” del criollo Pepe Antonio… y que descansa eternamente en los fosos de un castillo encantado.

El Alzheimer, que debe su nombre al neurólogo y psiquiatra alemán que identificó  los síntomas de la enfermedad, provoca una degeneración progresiva del cerebro que afecta la memoria, razón, comportamiento y emociones, y según anuncian estadísticas de centros especializados la cifra de enfermos aumenta en 7,7 millones cada año, se apoderó de esta cubana-española al punto que ahora mismo no encuentra palabras adecuadas para expresarse y no es capaz de entender lo que otros hablan.

Limpia y perfumada suele sentarse en la sala de su casa a quejarse de un dolor que no tiene, reclamar un vaso de agua cuando acaba de beberlo,  olvidar que comió frugalmente o echarse a llorar por alguien que falleció hace mucho tiempo como si acabara de recibir la triste noticia.

Ysolina está bien atendida, su demencia es respetada por personas que le brindan cariño y paciencia.

Entre tanta desmemoria se aferra a sus raíces, se acredita unas décimas del gran Antonio Eulogio Hernández Alemán (Seboruco) y repite hasta el cansancio tal vez para salvar una única luz encendida en lo más íntimo:

“Pinto a Matanzas confusa,
las Cuevas de Bellamar
y no me atrevo a pintar
el nido de la lechuza…”

Autora: Bárbara Vasallo



Radio 26 es la emisora provincial de Matanzas, planta matriz de la cadena de radio de nuestra provincia cubana. Está ubicada en la capital matancera, en la calle de Milanés esquina a Guachinango, en las alturas de esta bella ciudad rodeada por el valle Yumurí y la bahía de Matanzas. Twitter: @radio26cu Correo: emisora@r26.icrt.cu


2 thoughts on “Ysolina: la retentiva que no…

  1. flora maria gonzaez cuellar

    Resido en La Habana, y quisiera conocer si uds. tienen secciones de permutas.
    Pero viendo la pagina no encuentro nada de eso, podria yo desde aca enviar mi solicitud de permuta a esa estacion de radio., dando mis datos personales, mi telefono privado y mi movil>>??

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones