Search
Friday 13 December 2019
  • :
  • :

Un documento para la Historia

haitianos1A partir de finales del siglo XVIII en el –hasta entonces- empobrecido territorio yumurino, comenzó un auge que lo llevaría rápidamente a uno de los cimeros lugares de la economía colonial.  La base de este crecimiento colonial estaba sustentada en los renglones: el café y el azúcar.

Los dueños de grandes fincas o de productivos rubros mercantiles se veían impedidos de crecer económicamente por las medidas restrictivas que la administración real imponían, muchas de ellas de manera absurda y también se concedían derecho a otras ciudades del país, pero se excluía a Matanzas de tales derechos lo cual, como es lógico, laceraba los derechos de los yumurinos.

Esto motivó a que en 1809 un grupo de personalidades en la naciente burguesía criolla elevaría al Monarca español un documento al que titularon:  “Pedimento del Síndico y de un grupo de vecinos de Matanzas al Rey y a su nombre, la Suprema Junta Central Gubernativa del Reino, donde se solicitan reformas políticas y económicas para esa ciudad”.

Entre los 34 firmantes hay nombres que resaltarían más adelante papeles importantes en la política de la colonia cubana y más allá, de la propia España y que descollarían su quehacer dentro del llamado Grupo Liberal de Matanzas.  Algunos de ellos son:  Quintero, Jimeno, Trelles, O’Farril, Gener, Lamar y otros.

El documento redactado en lenguaje diplomático, denota un análisis de la situación en Cuba y España, esta última aquejada por la invasión napoleónica y refleja, más que súbditos dirigiéndose a su metrópoli, una petición entre estados iguales.

Entre las solicitudes están la supresión de variados impuestos que entorpecen el desarrollo de los rubros económicos, sobre todo agrícolas, que permitirían avanzar en la economía.

Piden que dada la situación internacional se refuerce la defensa de la ciudad, que siente sobre sí, las apetencias de otras naciones europeas.

Un aspecto muy importante de la petición es la habilitación del puerto para el comercio con todas las naciones del mundo y ponen de ejemplo, el auge económico que tuvo Matanzas cuando en la guerra de independencia de las trece colonias inglesas, el comercio con varias naciones, aumentó el erario público y privado.

Para llevar a cabo las medidas productivas se pide la libertad de la trata negrera para tener la mano de obra suficiente en el café y el azúcar.

El documento veladamente hace saber al Monarca que el olvido o la negación del petotirio llevaría  consigo una merma de la fidelidad de los matanceros a la monarquía española, cuestión muy peligrosa, en las circunstancias internacionales de la época.

Es importante dar a conocer cómo el 22 de septiembre de 1809 el llamado Grupo Liberal de Matanzas puso en el tapete las medidas para sustentar un desarrollo económico y cómo la Corona, a cuenta gotas, y en litigio permanente le fue concediendo a la ciudad las demandas expresadas en el documento mencionado.

 




2 thoughts on “Un documento para la Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones