Search
Tuesday 24 September 2019
  • :
  • :

Sonreír puede ser el “Sueño de un hombre despierto”

Abel Monagas cuadro

Con su retrato en oléo sobre lienzo “Sueño de un hombre despierto”, Abel Monagas Alfonso acaparó casi todos los premios del XI Salón por la Memoria, que se desarrolló en Matanzas como parte de la Semana de lucha contra el Alzheimer y otras demencias.

El joven artista de formación autodidacta recibió el premio de la Asociación Hermanos Saíz, el del proyecto Génesis, el de la Escuela Profesional de Arte de Matanzas, una Mención del Consejo Provincial de las Artes Visuales y el Primer Premio del Salón otorgado por la Sección Cubana de Alzheimer.

Cholo cuadro ancianoEn tonos blancos, negros y grises, el bisoño artista de la plástica nos presenta a Cholo, un anciano cuyo rostro está surcado por profundas arrugas, con ojos apagados y una dura mueca en la boca.

Sin embargo, a la expresión apesadumbrada de Cholo el pintor agrega una sonrisa superpuesta en color rojo, como símbolo contrastante entre lo que es y lo que quiere el anciano para su vida.

“Cholo es mi vecino, tiene casi 80 años y es una persona que ha pasado por disímiles problemas. Tiene una vida bastante sufrida, por la muerte de familiares, porque sus hijos se han ido del país y se ha quedado solo”.

“Sueño de un hombre despierto, porque para mí el sueño de Cholo es que le pinten una sonrisa, que le hagan sonreír, que no lo traten como un trasto, sino que sigan jaraneando con él”.

El tema del envejecimiento resulta recurrente en la obra del bisoño  Monagas Alfonso, quien ya expuso en su corta carrera Degeneración, una muestra dedicada especialmente a las personas de la tercera edad.

Como todo lo bueno que sucede en su vida, Abel dedica estos premios a su bisabuela Leopoldina Fuentes (Polilla). “Ella fue quien me hizo un poco más sensible, quien me hizo ver a los ancianos de una manera más fresca, desde el punto de vista de lo vivido”.

Aunque Polilla ya no está, él sigue rodeado de ancianos, ahora de su abuela Josefina Alemán, su abuelo Jesús Alfonso y todos los vecinos, que también son su fuente de inspiración.

“Sueño de un hombre despierto” forma parte de una serie sobre los ancianos. “Trata sobre la manera en que los jóvenes ven tan distante el problema de la ancianidad. Hacernos ver que somos parte de eso, que un día vamos a ser eso, y que vamos a necesitar el mismo cariño, la misma comprensión y el mismo cuidado que ellos necesitan”.

De pocas palabras, Abel Monagas no teme que otros jóvenes le llamen raro por su obsesión de retratar rostros gastados. “Yo siempre estoy pintando y no salgo mucho de mi casa”. 

A pesar de su inclinación desde temprana edad por las artes plásticas, Abel Monagas nunca pudo entrar a ninguna escuela especializada en Matanzas, por lo que se graduó de Técnico Medio en Economía. Su preparación como artista la debe al pintor matancero radicado en España  Manuel Gómez.

Participar en el Salón por la Memoria constituyó para Abel Monagas la posibilidad de exponer por primera vez en la Galería Pedro Esquerré, considerada la principal sala expositiva de la provincia de Matanzas.

El XI Salón por la Memoria estuvo conformado por 25 piezas de artistas de varias generaciones, que presentaron obras con diferentes técnicas como fotografía digital, escultura, óleo sobre lienzo, arte digital, acrílico sobre tela y mixta.



Periodista. Natural de Los Arabos (Matanzas). Viví en Colón desde los 10 años hasta que en 2002 me radiqué en Matanzas, donde vivo actualmente. Trabajé en el periódico Girón y actualmente en la Web de la Emisora Provincial Radio 26. Mi blog personal es Pedazo de Cuba: http://pedazodecuba.blogspot.com/; soy @yirmaratorres en Twitter y Yirmara Torres Hernández en Facebook.


One thought on “Sonreír puede ser el “Sueño de un hombre despierto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones