Search
Tuesday 22 October 2019
  • :
  • :

UBPC Ceiba Mocha: embullo productivo permanente

16ya-agricultura-cubanaDe carácter jovial, a simple vista una se da cuenta que se trata de una mujer resuelta, decidida a trabajar, y con la virtud de decir lo que piensa, sin ambages y mirándote a los ojos.

La camagüeyana dirige a seis personas, que bajo su influjo y voluntad le extraen cada semana a los suelos 20 cajas de guayaba. En una extensión de siete hectáreas también cultivan frijoles y zanahoria.

De amplia sonrisa y piel curtida por el Sol, lo cual denota que dirige a pie de surco, Marta asegura que el calor a veces es irresistible, pero si te trazas un objetivo, y trabajas con seriedad, pendiente de todo, verás el resultado. “No se trata de sembrar por sembrar, entra en juego el rendimiento, las atenciones culturales de cada cultivo”, asegura.

DE CORTICOS, SOLO EL APODO

Famosa entre los matanceros es la yuca que proviene de la Finca conocida como “Los corticos”. Este apodo no es resultado de la afición al ron, por aquel personaje humorístico de la TV, sino de un director de finca de baja estatura que durante muchos años dirigió el lugar.

Oreste Roberto Santana y sus compañeros heredaron el mote. Cuentan los entendidos que la mejor yuca de la zona procede de esta finca, la más productiva de la UBPC.

Él joven agricultor, junto a cuatro trabajadores, devengaron en el pasado año 400 mil pesos. En días recientes han extraído 760 quintales de yuca solo en el transcurso de dos semanas.

Cuenta Oreste que el domingo pasado se hallaba en casa, y tras caer un fuerte aguacero no se lo pensaron dos veces para sembrar frijol.

“Trabajar todos los días y nunca esperar a mañana, hacerle al cultivo lo que precisa en ese momento, es el secreto de la productividad”, expresa.

UNA UBPC QUE DESPUNTA

Para miles de matanceros esta unidad productora le resultará familiar. Durante años pasaron por allí miles de estudiantes en su etapa de escuela al campo. Otros recordarán aquellas jornadas de grandes movilizaciones.

Desde su creación en 1993 la cooperativa afrontó momentos inciertos. Pero hace siete años las cosas comenzaron a cambiar, comenta Orlando López González, jefe de producción.

“Hoy contamos con dos máquinas de riego eléctricas que favorece la producción. Y desde que vinculamos el hombre al área, crecimos casi en un 60 por ciento; en el primer semestre, de la mil 4 toneladas planificadas, produjimos mil 700”, refiere López González.

Con entusiasmo habla de un nuevo proyecto de desarrollo que permitirá crecer en área y producción, cuando se instalen cinco nuevas máquinas de riego. Ya se construyeron los pozos.

Pero la buena nueva, lo que realmente impactó en la UBPC y en la vida de la mayoría de los 161 obreros de la unidad, fue la creación de la Comunidad Horacio Rodríguez.

La otrora escuela, donde cursaron estudios miles de yumurinos, se convirtió en el hogar de 82 familias que laboran en la UBPC. La mejoría la expresó el trabajador Luis Felipe con breves palabra y mirada agradecida: “el techo y el agua es fundamental en la vida, mi esposa y yo hoy somos más felices.”

Aunque los habitantes esperan por pequeños e importantes detalles, como el teléfono, el Círculo Infantil, la Bodega, un parque para los niños, la edificación rebosa vida, como lo corroboran las sábanas tendidas en los balcones los fines de semanas.

¡CANARIOOOO!, ¡REVOLTOSOOOOO!

Con esos nombres Lázaro Ardo Pino le da las voces de mando a sus dos bueyes, mientras aporca un campo de frijoles. Con un mocho de tabaco en los labios, tironea de las riendas mientras los animales, con obediencia, atraviesan el plantío. La imagen es hermosa. A lo lejos se divisa el Pan de Matanzas y el Palenque, destacadas elevaciones de la provincia.

Entre los rasgos que distingue a la UBPC Ceiba Mocha, y la convirtieron en Referencia Nacional, sin dudas está el empleo de la tracción animal para las labores agrícolas.

Con 35 yuntas de buey el ahorro de combustible resulta considerable. Además, no compactan la tierra ni sufren roturas, como bien advierte Onelio López, jefe pecuario.

“Utilizamos la maquinaria para la preparación de suelos, sin embargo, para el surque y aporque de los cultivos siempre será más ventajoso el uso de bueyes, hasta fertilizan la tierra con la excreta”, comenta Onelio.

¿EMBULLO PERMANENTE?

Al parecer sí. Lo atestiguan la salud de los cultivos, el trabajo cohesionado de la junta directiva, y la entrega de los trabajadores. Quienes ven retribuido el esfuerzo con un salario promedio de mil 700 pesos.

La atención al hombre y la mujer destaca entre las prioridades, con la entrega de equipos electrodomésticos, como ventiladores, y actividades recreativas a los jóvenes.

Deseosos, esperan la llegada de los equipos de riego, que sumarán 200 nuevas hectáreas, a las 400 existentes.

Quizás quien visite Ceiba Mocha descubra un poblado donde la cúpula de la iglesia continúa como punto de referencia desde la distancia, en fraternal competencia con elevaciones como el Pan de Matanzas, El palenque, La loma del Cura, o el Mogote Negro; pero la voluntad y el embullo de los hombres y mujeres de una UBPC es mayor, permanente y produce alimento.

Tomado de Girón



Periodista. Natural de Los Arabos (Matanzas). Viví en Colón desde los 10 años hasta que en 2002 me radiqué en Matanzas, donde vivo actualmente. Trabajé en el periódico Girón y actualmente en la Web de la Emisora Provincial Radio 26. Mi blog personal es Pedazo de Cuba: http://pedazodecuba.blogspot.com/; soy @yirmaratorres en Twitter y Yirmara Torres Hernández en Facebook.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones