Search
Tuesday 22 October 2019
  • :
  • :

Violeta Parra, gracias por habernos dado tanto (+ Audio)

Dicen que nació con nombre de flor en un barrio donde las flores ya eran un lujo. Enfermiza, quizás sonrió por vez primera cuando en sus manos de niña sintió el frío de la guitarra. Desarmó sus acordes hasta arrancar las primeras canciones y supo a partir de ahí que no había vuelta atrás.

Tal vez su vida no fue de novela, pero dicen que hay que sufrir para poder cantar de verdad. La Parra parecía fuerte, como si su sangre mapuche e indomable le  estremeciera las venas, como una constancia del amor a la tierra.

Desandó todo Chile y cuando eso ya no fue suficiente, llevaba el país en su ropa, en su pelo, en sus canciones; no podía dejar perecer las tradiciones, pero ante todo retrató con palabras la realidad, las injusticias y hasta, en los más profundo,  su propia soledad.

¿Pero qué sabré yo de Violeta?

La conocí a través de una película y sin embargo no podía dejar de sentir admiración por esa mujer que parecía cantar con el alma, aun cuando ya las canciones no eran suficientes para expresar lo que su pecho tenía apresado. De alguna manera debía perpetuar  su huella, en la escultura, en las letras;  es que era demasiado lo que sucedía a su alrededor y estar callada no era una opción.

Dicen que se quedó en el sur, en medio de un abismo, sin música ni luz. Para mí se despidió demasiado temprano, muy pronto. Pero América, con sus venas abiertas, le agradeció a su hija todo su fervor.

Y yo sé que desde el Río Bravo hasta la Patagonia, donde el caucho rebelde mira el cielo inmenso a contraluz, se da gracias a la vida por habernos dado tanto.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones