Search
Tuesday 22 October 2019
  • :
  • :

La vida joven que el terrorismo mató

OLYMPUS DIGITAL CAMERACon solo 18 años, el yumurino Alberto Drake llegó a la competición de Venezuela. Conquistó el oro individual y por equipo en la especialidad de sable y ante él se abrió un tabloncillo que nadie podría imaginar cuántos lauros más pudo granjearle.

“Dicen que tenía condiciones para ser el mejor sablista de Matanzas… En esos juegos estuvo imbatible, le ganó a todos”, dice orgulloso Dagoberto Marcos Crespo, primo hermano del joven que perdió la vida en el horrendo crimen de Barbados, cuando en ese caribeño país los terroristas Luis Posada Carriles y Orlando Boch hicieron explotar  el  DC-8 de Cubana de Aviación.

Entre los 73 fallecidos de aquel 6 de octubre de 1976 estaba el joven matancero, un muchacho a quien Dagoberto admiraba de una manera especial. “Yo era esgrimista como él. A mi primo debo mis primeros acercamiento a este deporte”, confiesa y un dolor corta sus palabras. Intenta buscar la calma que se escapa en días como este.

En la playa de Buey Vaca, en el occidental territorio matancero,  fue el último encuentro de los primos. “No lo vi más. Solo sé, solo recuerdo que temprano en la mañana  me llegó un comentario mientras yo jugaba dominó con unos amigos en la escuela de deportes donde me encontraba preparándome para seguirle los pasos.  Quería ser tan bueno como mi Teto, como le decíamos.

“Un entrenador soltó que había escuchado en la guagua que se había caído un avión cargado de atletas. ¡Ah!, eso debe ser mentira, me dije, pero me picó el bichito de la duda. ¿Será”, me decía camino al comedor, cuando de pronto veo a mi padre… Ahí mismo eché a llorar… Su presencia era la confirmación. En ese avión venía primo”.

Dagoberto asegura que cuando piensa en Barbados, en el equipo de esgrima, en los tantos muertos, entiende mejor lo que hacían los Cinco en Estados Unidos, “el honor más grande que le puede tocar a cualquier revolucionario”, afirma entre sollozos.

Sin embargo, a Dagoberto la casualidad histórica le deparó una sorpresa. El 6 de octubre de 1990, 14 años después del atentado terrorista que mató a Alberto Drake,  nació su único hijo. “Por eso creo que él sigue aquí, sigue desde el corazón de mi muchacho”.

Alberto conquistó oro individual y por equipo en los Juegos Centroamericanos de Venezuela. Fotocopia: Noryis

Alberto conquistó oro individual y por equipo en los Juegos Centroamericanos de Venezuela. Fotocopia: Noryis

 




One thought on “La vida joven que el terrorismo mató

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones