Search
Monday 14 October 2019
  • :
  • :

La primera sangre matancera por la libertad

juan_arnaoLa mitad de la centuria decimonónica trajo consigo grandes acontecimientos para la Historia de Cuba y en especial en la de Matanzas.  Entre muchos resalta con fulgores propios la del 19 de mayo de 1850, cuando la expedición que venía en el vapor Creole, al mando del mariscal Narciso López, desembarcó por Cárdenas.

Aunque no se puede ignorar la ideología y el propósito anexionista que los guiaba, gracias a ella flotó en las calles cardenenses, por primera vez en Cuba, la bandera de la estrella solitaria, devenida más tarde en Enseña Nacional.

En Matanzas un patriota excepcional no aceptó la derrota de las ideas separatistas que significó el reembarque de las tropas de López (donde de 600 combatientes sólo cuatro eran cubanos) y su otro intento en agosto de ese año, donde perdió la vida ejecutado por los españoles.  Juan Arnao y Alfonso había nacido en Matanzas el 17 de septiembre de 1812, de origen catalán; estudió en el extranjero hasta graduarse de abogado.  Había conspirado en La Mina de la Rosa Cubana en 1848.  No aceptó el fracaso de López y comenzó a conspirar en Matanzas, sin importarle los riesgos.

Un  espía español ofreció venderle unos rifles y lo citó para la antigua Tenería ubicada en las riveras del estero del río Yumurí.  Un lugar apropiado para una emboscada, pues estaba rodeado de altos farallones y cerrado por un estrecho camino que conducía al Valle de Yumurí y el río cerraba el lugar.  La cita se acordó para el día 8 de octubre, al atardecer.

El día señalado de 1850, al oscurecer, Juan Arnao fue en compañía de tres conspiradores y cuando llegaron al lugar cayeron en la celada, de la cual se defendieron con sus revólveres.  En el desigual combate Arnao fue herido, pero pudo cruzar el río Yumurí y esconderse en una quinta de las alturas de Versalles.  El guardián de la casa le delató y las fuerzas españolas lo detuvieron y fue remitido a las prisiones de Ceuta e indultado posteriormente.

Este encuentro se le conoce en la historia local como el encuentro del Yumurí y la sangre derramada por Arnao es la primera que se vierte en Matanzas por la independencia. El historial de este patriota matancero no termina aquí.  Apenas comienza.  Emigra a los Estados Unidos en 1869 y trata infructuosamente de venir a los campos de Cuba en una expedición.

Martí cuando llegó a Cayo Hueso en diciembre de 1891 lo conoció y recibió del ya anciano patriota su pleno respaldo.  El 6 de enero de 1892, cuando se discutieron las bases del Partido Revolucionario Cubano en el Cayo, fue uno de los que estampó su firma en el documento constitutivo.

Al concluir la guerra en 1898 regresó a Cuba y se instaló en Guanabacoa, donde falleció el 6 de marzo de 1901.  Al morir tenía una luenga barba, que él había jurado no cortársela hasta que Cuba fuera libre, deseo que tuvo hasta sus últimos días, pues consideró que la Patria no era libre en tanto existiera la ocupación yanqui en su territorio.




One thought on “La primera sangre matancera por la libertad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones