Search
Tuesday 22 October 2019
  • :
  • :

Milanés, de nuevo

milanes

Octubre es un mes vital para la ciudad de Matanzas. Acontece el evento Orígenes, la Jornada de la Cultura Cubana y la celebración de la fundación de la ciudad. Diversas actividades han transcurrido en estos días. Incluso, seguirán ocurriendo. Una vorágine de actividades. Noviembre también se prepara para celebrar el bicentenario de José Jacinto Milanés, precisamente en la fecha de su muerte. Y sobre este tema quiero volver a detenerme. Milanés, al que siento mío. O mejor, como si fuera yo.

De alguna manera, algo nos une, el amor por el teatro y por una ciudad que desandamos en épocas y circunstancias diferentes. Definitivamente Milanés es tan nuestro que a veces nos duele.  Se sabe que numerosas actividades le han sido dedicadas durante este 2014. Su nacimiento se celebró con dignidad y la  humildad intensa que supieron darle sus organizadores.

El Premio Fundación de la Ciudad de Matanzas acaba de dedicarle un  homenaje. La Jornada por la Memoria, que organiza el doctor Adolfo Valhuerdi también lo hizo en el mes de septiembre último, y la UNEAC, las Artes Escénicas, el Centro provincial del Libro y la Literatura y el de Artes Visuales en el transcurso del año.

Es una manera de recordar  algunas de las acciones que han ocurrido. Pero con respecto al bicentenario de Milanés debíamos preguntarnos algunas cosas: ¿Por qué no se priorizó en las celebraciones nacionales al autor de El Conde Alarcos y sí a la Avellaneda? La Feria del Libro – salvo la de Matanzas – lo obvió. Incluso, otros autores que cumplen su centenario han recibido –al menos mediáticamente– más visibilidad. ¿O es culpa de nosotros los matanceros?

El Festival de Teatro de Camagüey, que  sin dudas, debía priorizar a la Avellaneda, también pasó por alto a José Jacinto Milanés. Este es un tema polémico. Mis opiniones no se escudan en el chovinismo, porque reconozco la importancia de la Avellaneda en el romanticismo cubano y español y su presencia como personaje en la dramaturgia de ocho autores que la han asumido como protagonista, a los que he dedicado cerca de cien intensas páginas. No es un problema de comparación.

Pero, ¿y nuestro Milanés? Alguien me dirá que en La Habana se realizó un panel dedicado a él. Es cierto y también que casi se obvió la estatura dramática del autor de El Conde Alarcos, porque fue la zona de su obra menos abordada.

Tal vez en el tricentenario se equilibren las proyecciones sobre la obra de ambos autores.

Por lo pronto los invito del 10 al 14 de noviembre de 2014 a retomar a Milanés, a recordarlo y reflexionar sobre su vida y literatura.

Un panel con  destacados investigadores abordará su obra como autor dramático; pero en esa fecha, en esa exacta fecha, un coloquio internacional a celebrarse en La Habana estará dedicado a la figura de Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Por lo tanto, desde ahora incito a la promoción de nuestro evento sobre Milanés y  lo que ocurrirá en la ciudad que lo vio nacer en 1814,  para viabilizar a una figura esencial de la literatura cubana en la celebración de su bicentenario.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones