Search
Tuesday 22 October 2019
  • :
  • :

Triunvirato: más que un ingenio azucarero

ingenio-triunvirato_0La restauración del antiguo ingenio Triunvirato, sitio donde se iniciaron las grandes rebeliones de esclavos durante los años 40 del siglo XIX, se encuentra entre los proyectos más inmediatos que se desarrollan en la provincia.

Leonel Pérez Orozco, presidente de la Comisión municipal de Monumentos, especificó las acciones que allí tienen lugar.

“Es un empeño del país rehabilitar el Museo de la Ruta del Esclavo y que el museo de Triunvirato, donde se encuentra ubicado el monumento al Esclavo Rebelde, recobre su prestancia nacional. Para eso se desarrollan acciones variadas en el lugar.

“Ya se reconstruyó, con un excelente acabado, la casa del mayoral, donde se expondrán algunos de los objetos del museo; y se acomete la restauración de la casa de vivienda, una gran casona que representa un ejemplo de la arquitectura colonial campestre del occidente cubano.

“Además de eso el gobierno pidió la intervención de la arqueología para extraer las estructuras fabriles o industriales del ingenio Triunvirato Alfonso, de la zona donde están sepultadas.”

La investigación documental del lugar por parte de los especialistas arrojó importantes datos acerca de las estructuras encontradas en el área, su historia y evolución y sirven, igualmente, para encaminar las búsquedas arqueológicas en el sitio.

“Hemos conocido muchas cosas después de estudiar las Actas Capitulares, los archivos históricos y los excelentes estudios del área desarrollados por los investigadores primarios del lugar.

“Ya se solicitaron los permisos nacionales necesarios para las acciones que se deben realizar, se limpió la zona superficial y se llevó a cabo el levantamiento planimétrico del lugar, con la cuadriculación que lleva el área para que el plano quede lo más exacto posible.”

Las excavaciones arqueológicas han permitido, entre otros, el descubrimiento de las estructuras fabriles de la otrora industria azucarera, entre ellas un tren jamaicano.

“No se trata de un tren de pasajeros, como muchas personas piensan, sino de una especie de túnel de fuego con varias derivaciones de calderos hacia sus lados, en los cuales se distribuye el calor.

“Allí se deposita el guarapo y se traslada el líquido y el sólido cristalino del azúcar. Estos trenes jamaicanos estuvieron en uso durante el siglo XIX y las primeras décadas del XX en casi todos los ingenios azucareros del país.

“Era considerada la manera más lógica de transportar el producto debido a que el tren español gastaba más leña, pues era un solo caldero alimentado con una fuente de calor, mientras que el jamaicano alimentaba varios calderos y era mucho más económico, aunque no más eficiente.

“El propósito es ponerlo en función del resto de las estructuras fabriles del ingenio.”

En el país, a pesar de que todos los ingenios funcionaron con este tipo de tecnología azucarera actualmente solo quedan pocos ejemplares de trenes jamaicanos.

“El único tren expuesto en un museo y que puede ser visitado en Cuba es el de Trinidad, excavado por compañeros del gabinete nacional de arqueología y que constituye un portento haberlo puesto en exposición.

“En el país, también el gabinete de arqueología excavó un medio tren en la zona de La Habana, pero que no está asociado a ninguna área protegida o museo.

“Por ello el único que quedaría de nuevo vinculado a una institución de este tipo sería el nuestro de Triunvirato. Esto le proporciona un valor y un realce al descubrimiento y al trabajo arqueológico que se realiza en el área.”

A medida que se desarrolle la excavación, los especialistas avanzarán hacia otras zonas industriales del ingenio, como el trapiche, los evaporadores y el enfriadero para exponer  detalladamente las características de la producción azucarera del siglo XIX y parte del XX.

El cementerio del lugar también será una prioridad para los arqueólogos. “Posteriormente las investigaciones del equipo se extenderán hasta el cementerio, donde nos centraremos en dos excavaciones. La primera será en el cementerio interior, donde están las tumbas, sobre todo de la familia, y la otra en el exterior, donde suponemos se hallen las tumbas de los esclavos que pertenecieron a la dotación.

“El objetivo de esta parte del trabajo será aportar los elementos necesarios para exponer como parte del museo un entierro esclavo y, en este caso, de la familia.”

Pero con este empeño no cesarán las acciones en el antiguo ingenio Triunvirato.

 “La tercera parte del trabajo, que se extenderá hasta el año 2015, se dedicará a la casona de vivienda, una edificación muy amplia con estructuras sumamente interesantes, entre ellas el aljibe.

“Hemos escuchado una leyenda urbana asociada al lugar que cuenta que existe una sala subterránea con elementos todavía enterrados en el subsuelo. A partir de las búsquedas conoceremos hasta qué punto es cierta esta historia.

“Lo que sí es real es una indicación estructural en la pared de la tercera habitación que parece ser la entrada del túnel al lugar. Veremos de qué se trata.”

Pérez Orozco también se refirió a la importancia histórica que adquieren las búsquedas arqueológicas y la restauración de las edificaciones que se levantan en Triunvirato.

“La importancia del ingenio quizás no sea muy trascendental en cuanto a tecnologías azucareras, en comparación con otros del país que eran inmensas industrias desde el siglo XIX.

“Sin embargo, este resalta porque fue centro y promotor de las rebeliones de esclavos más importantes ocurridas en el país, con la negra Carlota como principal protagonista.”

Con la intervención del ingenio Triunvirato se rescatará un lugar de incuestionable valor histórico y patrimonial, el cual representa un símbolo de la rebeldía de los esclavos, quienes añoraban su libertad.




One thought on “Triunvirato: más que un ingenio azucarero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones