Search
Tuesday 17 September 2019
  • :
  • :

Máximo Gómez: el Generalísimo

maximo-gomez maximo-gomez

El poblado de Bani, en la República Dominicana, fue su tierra natal el 18 de noviembre de 1836.  Formó parte del Ejército Dominicano primero y al formalizarse la anexión a España integró esas fuerzas con el grado de Comandante. Cuando los españoles fueron expulsados del territorio dominicano vino a Cuba y en 1866 se licenció y comenzó a laborar la tierra en El Dátil, en la jurisdicción de Bayamo.

Cuando estalló la Revolución en Cuba se incorporó a la misma el 16 de octubre de 1868 y a los pocos días le concedió Céspedes los grados de Mayor General.  El 25 de octubre en Pinos de Baire encabezó la primera carga al machete en nuestras guerras de independencia con lo que enseñó a los cubanos a convertir el machete en su principal arma de combate.

En la Guerra de los Diez Años peleó en Oriente, Camagüey y Las Villas.  En esta última puso en práctica la idea invasora que no se consumó por las deserciones florecientes en el campo mambí.

No aceptó el Pacto del Zanjón y salió de Cuba el 6 de marzo de 1878 con rumbo a Jamaica. Poco después se estableció en Honduras, donde sirvió en su ejército con el grado de General de División. En 1884 elaboró el Plan Gómez-Maceo para encabezar una guerra de liberación nacional en Cuba.  Tras varios fracasos dio por concluido el plan en diciembre de 1886.

Al crearse el Partido Revolucionario Cubano por Martí en 1892 y comenzar los preparativos de la Guerra, los antiguos oficiales mambises lo designaron para comandar al Ejército Libertador.  Gómez no vaciló en asumir esta responsabilidad y junto a Martí firmó el llamado Manifiesto de Montecristi el 25 de marzo de 1895.

El 11 de abril de 1895, después de salvar múltiples dificultades en unión de Martí y unos pocos combatientes, pudo llegar a Cuba por Playitas de Cajobabo y ponerse al frente del Ejército  Revolucionario.  El 5 de mayo protagonizó con Martí y Maceo la entrevista de La Mejorana en la que se trataron los problemas cardinales del futuro de la guerra y la estrategia a seguir.

El 19 de mayo de 1895 estuvo en el combate de Dos Ríos, donde cayó Martí, cuya muerte sintió en el alma.  En noviembre de ese año se encontró con Lázaro López en Sancti Spíritus para llevar a cabo la invasión a occidente.  El 20 de diciembre penetró en Matanzas y durante once días realizó diferentes combates, entre ellos Coliseo y Calimete. El 1 de enero del 1896 penetró en La Habana y allí aguardó el desarrollo de los combates de Maceo en Pinar del Río.

Entre 1897 y 1898 libró su última campaña en los potreros de La Reforma, donde brilló su genialidad como guerrillero y libró 25 acciones victoriosas que desmoralizaron al enemigo.

Concluida la guerra realizó una marcha triunfal sobre La Habana donde penetró el 24 de febrero de 1899.  A partir de entonces toda su acción estuvo encaminada a licenciar decorosamente al Ejército Libertador y propiciar la salida de Cuba del Ejército de ocupación yanqui.  Esto le ocasionó serias fricciones con la Asamblea del Cerro que lo destituyó y le costó a la Asamblea su autodisolución.

El 17 de junio de 1905 falleció Máximo Gómez en su residencia habanera, rodeado del cariño de todo un pueblo.

El Generalísimo constituye un símbolo de amor a la patria adoptiva desde su posición internacionalista.  Desarrolló en su más alto grado la táctica y la estrategia y fue el maestro de los principales jefes cubanos.  Fue el artífice de la guerra irregular y mantuvo el criterio de destruir la economía que servía al enemigo.  Fue en todo momento un ejemplo de pensamiento y actuar revolucionario consecuente con la liberación nacional.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones