Search
Saturday 19 October 2019
  • :
  • :

Cuidar el ozono es cuidar la vida en la Tierra

Capa_de_ozono1Tal y como se había pactado con el protocolo de Montreal, Cuba llegó a enero de 2015 con la reducción en un diez por ciento de los hidroclorfluorcarbonos (HCFC), gases que afectan al escudo natural que resguarda a la Tierra de las radiaciones ultravioletas del Sol.Con este logro, indicó María Esther Goberna Rodríguez, especialista de la delegación de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en Matanzas, la isla antillana celebró el Día Mundial por la Protección de la Capa de Ozono, festividad que tiene lugar cada 16 de septiembre.

Eso se traduce en que los organismos que tienen refrigerantes con HCFC deben, como dice la resolución, entregar su plan de eliminación de estos a partir de que ya el país mismo tiene instrumentado su plan nacional y su estrategia ambiental, que responde al programa que debe crearse para cumplir con el protocolo.

Dentro de la voluntad política del Estado y Gobierno cubano para contribuir con la protección de la Capa de Ozono sobresale el plan diseñado para la reconversión de los HCFC.

Van a encontrar lo más avanzado de la técnica para hacer esa sustitución y cómo se logra que ni se escapen esos gases a la atmósfera para que exista eficiencia a la hora de utilizar la reconversión. Esas cosas serían, no solo medioambientales, sino también para el conocimiento práctico de cómo desarrollar ese trabajo.  

 Y en todo este programa, un rol determinante lo tiene la Oficina Técnica de Ozono (OTO), entidad que en este 2015 celebra sus veinte años.

Entre las acciones que desarrolla la OTO se destaca el curso de buenas prácticas dirigido a los técnicos en refrigeración y clima del país.

Por medio del fondo multilateral del Protocolo de Montreal y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el país hizo una inversión de tecnología japonesa en la fábrica de cemento de Siguaney, ubicada en la provincia de Sancti Spíritus.

En esa fábrica se van a destruir las sustancias refrigerantes que están contaminadas y las que sean recuperables se recuperarán. Porque definitivamente ya el país se comprometió con un organismo internacional para no importar ni utilizar los HCFC.

De los resultados que se obtengan ahí será una arrancada bien novedosa.

También habla de ese empeño medioambiental cubano las mejoras que se le ofrecen a las entidades que poseen cámaras de frío

La OTO dona unidades condensadoras pero a aquellas entidades cuyas cámaras de frío cuenten con los requisitos y condiciones que redunda en el buen funcionamiento del equipo.

Con esto se va eliminando la obsolescencia tecnológica al contar con una tecnología nueva con un refrigerante que no daña la capa de ozono.

Así marcha en Cuba el programa de protección a la Capa de Ozono, una acción que se extiende además a los niños y adolescentes.

Ejemplo de ello es el concurso nacional que cada año se realiza y que en este 2015 dos pioneros de Matanzas resultaron premiados: Dariel Rodríguez Monzón, con el primer lugar en la técnica de tempera, y Andy Irive-Andudy con mención especial.

Evidencias de la voluntad ambientalista de la Revolución Cubana.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones