Search
Saturday 19 October 2019
  • :
  • :

Aporte a la economía y el cuidado ambiental

comercializadoraLa Comercializadora de Combustibles de Matanzas, la de mayor capacidad de almacenaje del país, cuenta con un equipo de tecnólogos y especialistas que garantizan la continuidad y calidad del proceso productivo.  La innovación que presentó Lázaro Rodríguez Bolaños, en el Fórum de Ciencia y Técnica del  municipio capital de esta provincia,  así  lo destaca.El trabajo consiste en reparar  las  bombas que se emplean para cargar las balitas de combustible doméstico, las conocidas popularmente como calabacitas, y  los balones de  cien libras de gas licuado del petróleo. Estas bombas y el compresor son de procedencia norteamericana, fabricadas en 1953.

Para este equipamiento, que tiene muchos años de explotación, prácticamente no se fabrican piezas y las pocas que  se  prpducen, a causa del bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos, no podemos adquirirlas.

Por otra parte, canadienses que trabajan en la compañía Sherritt, en la zona de Puerto Escondido, comentaron que es muy probable que la fábrica original de esas bombas ya no exista. A partir de estas razones se empezaron a elaborar las piezas de forma criolla. Y ahí  surge la problemática, fabricar piezas con el material ideal.

Los bujes, que son de carbón, giran en el eje, que es de acero, ahí no se puede producir ni  una chispa porque el producto con que se trabaja es gas y se puede inflamar, explotar y provocar un  gravísimo desastre que alcanzaría hasta el  barrio de Versalles. O sea, hay que asegurarse bien que los materiales  que estén en fricción, uno sea blando o que sean de berilio, para evitar la chispa.

A esas soluciones se unen las realizadas para los dos compresores, también fabricados en Estados Unidos en el año 1953. A este se le han roto los  aros y  el cambio ha tenido que  ser por  teflón, para que tal como sucede con las bombas, no se produzcan chispas.

Con esta innovación, explica Lázaro, además de mantener  el servicio de distribución del gas licuado  del  petróleo, se prevé que un desperfecto técnico genere una explosión, cuyo daño ambiental resulte de incalculables dimensiones.

En el orden económico se ahorran recursos financieros, ya que cada bomba de las utilizadas para estos fines en la Comercializadora de Combustibles cuesta unos 30 mil dólares en el mercado internacional.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones