Search
Monday 16 December 2019
  • :
  • :

Hacer las cosas bien

Salón de prensa del Hotel Habana libre.

Salón de prensa del Hotel Habana libre.

Detrás de lujosos hoteles, de habitaciones confortables y luminosas está la obra anónima de hombres y mujeres que hacen posible la industria turística. Obreros, que no salen a escena para ver los aplausos, pero que dejan su huella en la permanencia de una casa hotelera.

La unidad empresarial CITUR de Varadero, especializada en acciones de la construcción, es una garantía para el turismo cubano por la calidad en los servicios, a pesar de las limitaciones económicas. La reciente intervención en el Hotel Habana Libre, a propósito de la visita a Cuba del presidente norteamericano Barack Obama, devolvió un salón de prensa con la acústica adecuada y estándares constructivos de probada exquisitez.

Ser la más numerosa de las sucursales del país, convierte a CITUR en una empresa capaz de asumir obras con entregas en tiempo récord. Ejemplo de ello es también la conclusión del hostal Camino del Príncipe, a propósito de la celebración por los 500 años de la fundación de la ciudad de Remedios, en tierra villaclareña.

El director adjunto Evián Pérez Daubar, reveló que actualmente laboran en el rescate habitacional de diferentes instalaciones hoteleras de la península de Hicacos.

“Nuestro plan de inversiones en 2016 está encaminado fundamentalmente a poner en explotación habitaciones hoteleras que están fuera de orden. Recuperamos ahora cerca de 50 habitaciones en el Hotel Cuatro Palmas, 78 en Villa Tortuga y otras pertenecientes a la cadena Islazul. Además mejoraremos el confort habitacional de Villa Artística, que ya se encuentra en estado de deterioro considerable”, explicó.

Además, acondicionan las fachadas exteriores y locales internos de hoteles como Meliá Las Antillas y el Palma Real, renovando las viejas pinturas de esas estructuras. La calidad de dichas acciones constructivas está certificada por las normas cubanas de gestión, según explicó el director adjunto de esta sucursal.

“Tenemos un sistema implementado que exige la entrega de las obras a la Empresa Inmobiliaria del Turismo, es decir, de ejecutor a cliente. Incluye un proceso de entrega, inspección de habitaciones y certificación, que evalúa nuestro trabajo. Por ello, los niveles de aceptación son elevados según reflejan diversas encuestas”.

CITUR anda sin esperar los aplausos ni medallas. CITUR no quiere salir a escena, ni subir a los estrados públicos. CITUR sabe hacer las cosas bien, aún en el anonimato, porque las casas hoteleras llevarán la esencia de esta empresa por un largo rato.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones