Search
Thursday 21 November 2019
  • :
  • :

Control de las invasoras

capas del tronco

Capas del tronco de un árbol.

La Ciénaga de Zapata, el mayor y mejor conservado humedal del Caribe insular, es también una zona de alta vulnerabilidad ecológica. En esta fragilidad influye la presencia de especies exóticas invasoras que al decir de Nelvis Gómez Campos, especialista de áreas protegidas del CITMA en Matanzas, ponen en peligro la diversidad biológica de ese ecosistema.

Estas especies provocan destrucción de muchos hábitats porque como sustituyen y desplazan a las nativas, pues perfectamente generan pérdida de la biodiversidad.

Las exóticas invasoras tienen como estrategia el desarrollar múltiples formas de adaptación a los ambientes nuevos que llegan, mientras que las nativas no tienen ese grado de plasticidad y son más sensibles a los cambios climatológicos, las acciones propias del hombre y ahí es donde las exóticas invasoras despliegan su estrategia de oportunistas y llegan hasta a colonizar determinadas áreas.

Al preguntar sobre las especies exóticas invasoras del reino animal o vegetal que existen en la provincia de Matanzas, la especialista comentó: “Ejemplo de ellas aquí tenemos muchísimos y podemos citar dentro de los más significativos, que es conocido no solo en Matanzas sino en el país entero, el caso de la claria o pez gato, localizado fundamentalmente en la  Ciénaga de Zapata, área natural de gran importancia por el endemismo que existe.”

Pez gato.

Pez gato.

Según Nelvis para controlar la presencia del pez gato en el humedal matancero se establecieron programas que dirigidos por la Empresa de la Pesca, garantizan la captura de la especie, pero de forma adecuada. La claria fue introducida en Cuba con un fin alimentario, por lo tanto hay que tener presente los beneficios que nos ofrece esta especie; por ello la pesca es planificada y el fruto de esa actividad se lleva a los centros de procesamiento para  elaborar productos con los que se enriquece el programa alimentario.

La Melaleuca quinquenervia, más conocida como Cayeput, es otra de las especies consideradas como exóticas invasoras en la Ciénaga de Zapata. Esta planta se encontraba en nuestro país desde hace mucho tiempo, más o menos desde la década de los 70 del siglo XX, porque fue introducida por diversas vías y se utilizaba en jardinería, existía en los patios de las casas, en los arboretos de coleccionistas y  en algunos jardines botánicos y no era una especie problemática para nada.

Fruto y semillas de la Melaleuca.

Fruto y semillas de la Melaleuca.

Entonces, ¿cuándo comienza a reportarse dañina para el entorno?

Cuando llega a los ecosistemas de humedales, donde el factor agua es permanente y decisivo de lo que se encuentra allí. El Cayeput desarrolla estrategias de dispersión muy, muy engorrosas a la hora de controlar. Por ejemplo, su fruto es una cápsula que tiene alrededor de mil semillas milimétricas que cuando llegan al agua, ¿de qué manera se controla?

A ello se suma, indicó la especialista en Áreas Protegidas, la resistencia al fuego. Como es una planta que el tronco presenta varias capas, se queman esas capas, pero el tronco sigue intacto y con esta capacidad de resistencia desplaza las especies nativas de los herbazales de ciénaga.
Y es bueno explicar que los herbazales de ciénaga son un tipo de formación vegetal que por la presencia de agua, el tipo de suelo y los procesos ecológicos que ocurren allí, tiende a tener la presencia de muchas especies endémicas.

Justamente viven en esas áreas, indicó Nelvis, porque absorben mucha agua. Y si absorben mucha agua sucede que se secan los herbazales de ciénaga.

Para controlar esa presencia del Cayeput en el humedal matancero se aplican medidas ecológicas y económicas. Se tala la planta a una determinada altura y con esa madera se fabrican bates de béisbol u otros objetos que se emplean en juegos infantiles y en el caso de las hojas se aprovechan para extraerle sus aceites esenciales, útiles para elaborar medicamentos de uso externo y cosméticos.

Así se trabaja el tema de las especies exóticas invasoras en la Ciénaga de Zapata, por el interés que reporta ese ecosistema que ostenta la categoría de Reserva de la Biosfera.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones