Search
Monday 18 November 2019
  • :
  • :

Un cubano sui géneris

enriquejosevaronaCorría el año 1849 cuando la villa Santa María del Puerto del Príncipe (hoy Camagüey) vio nacer a unos de sus hijos más ilustres: Enrique José Varona y Pera. Precisamente un día como hoy Cuba se glorificó al acoger en su seno a quien tuvo notable influencia en la educación cubana y fuera un ícono de la juventud por su incorruptibilidad y principios.

En su ciudad natal recibió las primeras lecciones. A los once años comenzó el aprendizaje de idiomas y con el tiempo llegó a dominar el latín, el griego, el inglés, el italiano, el francés y el alemán.

Desde pequeño Varona evidenció ser un gran estudioso. Cuenta la historiografía que en la vasta biblioteca que existía en su casa entró en contacto con los clásicos de la antigüedad griega, latina, española y con los escritores modernos. Sus aficiones por la literatura empezaron desde muy temprano, como evidenció el premio otorgado por el Liceo de Puerto Príncipe a su Oda con motivo de la muerte de Gaspar Betancourt Cisneros.

En el Instituto de Matanzas cursó el bachillerato, último paso hasta la capital, donde obtuvo el título de Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras.

Sus actividades como intelectual lo hicieron merecer un puesto en la Academia Nacional de Artes y Letras; en la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana y en la Sociedad Antropológica de Cuba, donde recibió el cargo de presidente.

Enrique José Varona también tuvo vocación de periodista. Dirigió el periódico Patria al morir José Martí, donde publicó artículos significativos como Cuba contra España y El fracaso colonial de España. Estos trabajos recogían criterios de los patriotas cubanos ante la dominación colonial en la Isla. A partir de aquí se le conoció como el filósofo del separatismo.

También integró el Consejo de Redacción de la Revista de la Facultad de Letras y Ciencias, de la Universidad de La Habana. Dictó numerosas conferencias acerca de los temas más variados y prologó distintos libros. Sus obras han sido traducidas al inglés, al francés y al italiano.

Colaboró en numerosas publicaciones nacionales y extranjeras como: Cuba Pedagógica, La Escuela Moderna, Heraldo de Cuba, Cuba Contemporánea y El Mundo, entre otras de igual renombre.

En la etapa de la neocolonia Varona participó en la reorganización del sistema de enseñanza que España había mantenido en Cuba. Para esta tarea fue nombrado Secretario de Instrucción Pública. Fue entonces cuando preparó el plan y la organización de la enseñanza secundaria y universitaria en Cuba, conocido como Plan Varona.

Luego decidió reincorporarse a la política y fundó el Partido Conservador, el cual presidió. Acompañó como vicepresidente al Mayor General Mario García Menocal durante su primer mandato.

Identificado con los intereses de los estudiantes desde la época en que ejerciera su cátedra universitaria, Enrique José devino en ícono de la juventud cubana de la década de 1930. Los estudiantes lo utilizaron como símbolo ante la dictadura machadista, la cual fustigó fuertemente en sus escritos.

Un día como hoy nació un cubano de las Letras, un cubano de pensamiento, un cubano dispuesto a la lucha. Un cubano que supo ganarse el prestigio en el ámbito intelectual iberoamericano. Sus obras y pensamiento quedaron como lo mejor en el ámbito filosófico y pedagógico del continente americano en toda la primera mitad del siglo XX.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones