Search
Sunday 22 September 2019
  • :
  • :

Maravillas matanceras: El puente de Bacunayagua y el Valle de Yumurí

El puente de Bacunayagua, una de las siete maravillas de la ingeniera civil cubana por su longitud, altura y concepción, también ofrece el disfrute del Valle de Yumurí, que solo cede en categoría ante el de Viñales, el más famoso de los paisajes naturales de Cuba.

Constituye un paso obligado entre las occidentales provincias de Mayabeque y Matanzas que ocasiona un corte de la respiración para quienes por primera vez lo atraviesan, pues desde allí parecen miniaturas árboles, casas y otras partes del panorama.

Desde un mirador ubicado en la ladera oeste, el visitante observa todo el esplendor de la floresta cubana y más allá, el accidente geográfico del Yumurí, que se abre a la vista como un colirio natural.

Se trata de un enlace entre la ciudad de Matanzas y Varadero, la más famosa de las playas cubanas, pero un alto en el puente supone el contacto exclusivo con un paraje, ubicado entre mar, garganta del río Bacunayagua, palmas reales y otras especies botánicas.

La obra corrió a cargo de ingenieros civiles cubanos dirigidos por Luis Sáenz Duplace, que utilizaron por primera vez el hormigón estructural para los semiarcos del sistema Melan.

El uso de ese arco resultó algo novedoso al construirse con acero laminado, armado en dos partes que se unieron mediante giros hasta la posición definitiva.

Las vigas se colocaron con una armadura de lanzamiento, sin lo cual no hubiese sido posible su ejecución, por cuanto en esa época (de 1956 a 1960), los técnicos cubanos solo disponían de grúas de 30 toneladas.

El puente de Bacunayagua tiene 314 metros de longitud y 110 metros de altura, el más largo y alto de Cuba, y se desliza sobre una inmensa abertura que forma el río de igual nombre.

Las aves vuelan a niveles inferiores que los vehículos y muchas veces es imposible comprobar el verdadero tamaño de los animales, en tanto las casas se divisan como minúsculos aposentos y las personas casi son imperceptibles.

Por las potencialidades del entorno hay condiciones para el senderismo, una opción más para los vacacionistas interesados en explorar cada tramo de la geografía cubana y valorar las casi 70 especies de la flora y la fauna exclusivas del lugar.

Desde el puente el Valle de Yumurí, se divisa como forma parte de las clásicas joyas paisajísticas de fama internacional que adornan a la ciudad de Matanzas, 100 kilómetros al este de La Habana, la capital.

Abarca el valle una extensión campestre de casi ocho mil 500 hectáreas, dentro de las cuales la naturaleza ofrece el verde en todos sus matices, mientras que un hilo de agua, el río Yumurí, corre hasta la bahía de Matanzas.

De acuerdo con la imaginería popular, la denominación surge de una leyenda, la cual cuenta que una princesa aborigen prefirió lanzarse al vacío antes que caer en manos indeseadas y, antes de hacerlo, gritó: “Yu murí” (Yo muero).

También que un esclavo escapado de la dote de sus amos, decidió suicidarse mediante igual lance y profirió similar frase. Es ostensible que en ambos casos se trata de una forma muy rudimentaria del idioma español como se corresponde a la época de aquellos supuestos acontecimientos.

Hace miles de años el valle integró la rada matancera, según reportes de investigadores, quienes descubrieron huellas de sedimentos marinos en suelos, cavernas y en el lomerío que circunda la llanura.

Otro punto de observación radica en el Mirador de Monserrate, llamado así porque en el siglo XIX, inmigrantes catalanes levantaron allí una ermita consagrada a la virgen de Monserrate.

El paso de los años y la falta de mantenimiento casi destruyeron el edificio hasta que en tiempo reciente, con una restauración, se ha recuperado y devuelto al presente para beneplácito de visitantes que lo disfrutan a plenitud.

La palma real resulta la visión más sobresaliente entre la profusa vegetación que incluye una exclusividad autóctona: el Melocactus matanzanus león, cactácea en peligro de extinción que se localiza en la llamada área del Cuabal, al norte del poblado de Corral Nuevo.

Sitio de valores históricos, arqueológicos, culturales y económicos, el Valle de Yumurí forma parte de las áreas protegidas en Matanzas e incluye una atracción más para los turistas, quienes desde Varadero y en helicóptero, llegan en 25 minutos a Rancho Gaviota, centro recreativo ubicado en medio de la exuberante campiña.

(Tomado de Prensa Latina)



Radio 26 es la emisora provincial de Matanzas, planta matriz de la cadena de radio de nuestra provincia cubana. Está ubicada en la capital matancera, en la calle de Milanés esquina a Guachinango, en las alturas de esta bella ciudad rodeada por el valle Yumurí y la bahía de Matanzas. Twitter: @radio26cu Correo: emisora@r26.icrt.cu


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones