Search
Sunday 17 November 2019
  • :
  • :

Revelan primeras estadísticas sobre campaña de Declaración Jurada y Pago de Tributos en Matanzas

pago-declaracion-jurada

pago-declaracion-jurada

Año tras año la disciplina fiscal muestra mejores signos vitales en Matanzas. Las diversas figuras económicas han aprendido a convivir con las obligaciones que exige la ley 113 del Sistema Tributario Cubano, una normativa que llegó hace ya 3 años para estrenarnos en los asuntos de impuestos.

Si en la última campaña se presentó solo el 90, 8 por ciento del total de contribuyentes, en el actual proceso ya se contabiliza un 5 por ciento superior, cifra que deberá incrementar pues se continúan recibiendo  declaraciones juradas (DJ) desde otras provincias,  ya que los matanceros pueden cumplir esta exigencia desde cualquier oficina radicada en la Isla.

Arianna Navarro Siberio, directora de la Oficina de Administración Tributaria (ONAT), reveló que todos los contribuyentes procedentes de territorios como Calimete, Los Arabos, Jovellanos, Pedro Betancourt y Ciénaga de Zapata cumplieron con la entrega de sus planillas y la liquidación de sus impuestos sobre ingresos personales.

Los cuentapropistas han aportado a las arcas del Estado más de 15 millones de pesos en moneda nacional, con una presentación de DJ superior al 96 por ciento, de los más de 15 mil empleados no estatales obligados a declarar sus ingresos.

“Se ha reducido paulatinamente los casos de no presentación en la campaña, pues de 1702 contribuyentes omisos en 2014, la cifra ha disminuido hasta solo 726 matanceros sin cumplir con esta obligación tributaria. Lo anterior se traduce en una mejor respuesta por parte de los contribuyentes a la hora de declarar sus ingresos en el término establecido por la ley”, explicó Navarro Siberio.

Matanzas se mantiene como la segunda provincia del país con mayor cifra de cuentapropistas, solo antecedida por La Habana, y ello la convierte en un potencial para la recaudación de cargas impositivas, que luego se destinarán al Presupuesto Central del Estado para servicios sociales, educación y salud pública, deportes y otras esferas.

Pero sin lugar a dudas la mayor evolución se manifiesta en el sector artístico, una figura que se sumó a las mismas obligaciones fiscales del sector no estatal, por percibir otros ingresos mensuales, mediante contratos con diversas empresas del sector cultural, turístico y otras.

De mil 900 profesionales de la rama artística, entre los que se incluyen periodistas, guionistas, locutores, músicos y otras ocupaciones vinculadas a la cultura, se presentó el 93 por ciento del total, una cifra muy elevada con respecto a la última campaña, que apenas logró poco más del 70 por ciento de cumplimiento.

“No fue una tarea fácil disciplinar y orientar al sector artístico en estas exigencias, pero mediante más de 500 acciones de capacitación y asesoría durante este año logramos concientizar sobre la necesidad de declarar y tributar aquellos ingresos que antes no eran censados por ninguna institución”, refirió la directora de la ONAT.

Hasta la fecha se han ingresado 26 millones de pesos en moneda nacional, por concepto de las cargas impositivas provenientes de los trabajadores de la actividad cultural, un monto nada despreciable para el presupuesto del Estado Cubano.

A pesar de que el 30 de abril último concluyó la Campaña de Declaración Jurada y Pago de Tributos, los funcionarios de la ONAT exhortan a los matanceros a cumplir con ese ejercicio lo más pronto posible, para que las recargas por mora y no presentación sean menos severas.

La ley tributaria llegó en 2013, con asombro para algunos y cuestionamientos para otros, para iniciarnos en enredos de impuestos, colas en oficinas y llenado de planillas con gestores y tenedores de libros. El panorama hoy es bien diferente: los buzones del correo postal se repletan con planillas durante todo el año, como en cualquier otro lugar del mundo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones