Search
Wednesday 23 October 2019
  • :
  • :

Crónicas de la emigración: El tesoro de Joaquín (IV)

ancianaUna vez al año la vieja casona parece cobrar vida. Las paredes de madera se tornan de colores y el constante ajetrear deja asomar la envidia de los vecinos. Los búcaros rejuvenecen y a los adornos de distintas épocas se le eliminan las costras de polvo.

En medio de la dicotomía Adelfa sigue sentada en el sillón. Desde ahí despidió a Joaquín hace diez años. Cierto, lo vio partir con cara de indiferencia, mientras el corazón se le congelaba. Justo cuando iba a descansar de la vida su hija murió en un fatal accidente. Solo le quedaba su nieto, un enclenque de huesos al que era muy difícil no tomarle cariño.

Joaquincito, un niño al que la nobleza se le diluía en el azul de sus ojos. Él se convirtió en su todo. Ella era su tesoro, un resguardo que lo acompañaba. Sus miedos, temores  y faltas se desvanecían en la maternal sonrisa de su abuela.

Desde este sillón Adelfa observa el paisaje en construcción. El mutismo la aleja del mundo, clava sus ojos en la puerta. “Dios bendiga esta casa” y “Viva la Revolución”, dos carteles que la acompañan a diario. El clima se enrarece y la gotera la despierta por un segundo.

“Tanto dinero que te manda Joaquín. ¿Por qué no arreglas la casa, Adelfa?”, le insiste su vecina Magali.

La familia siempre tiene algún problema y el dinero lo resuelve. Ayudar al prójimo es su lema y además, un suspiro le queda en esta tierra. Si no muere por alguna enfermedad, podría perder la mente, que para el caso es lo mismo.

El tiempo se extiende, ahora le ha dado por jugar con los sentimientos de una vieja. La golpean palabras de falsa preocupación, el gentío la atormenta. Tanta hipocresía e interés le comienzan a dar náuseas. Sus facciones denotan incomodidad, respira hondo y vuelve a disiparse. Es más fácil disimular cuando hay auditorio.

¡Llegó Joaquín!, oye el grito a lo lejos. Los ojos se van de órbita, su corazón se descóngela, esta vez para siempre.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones