Search
Monday 21 October 2019
  • :
  • :

Cuba: economía, desarrollo político y social

conceptualización.jpg-700061Más de medio siglo nos separan del triunfo revolucionario de 1959, cuando el dictador Fulgencio Batista y sus lacayos abandonaron el país, dejándolo en la mayor de las miserias, con los fondos públicos depauperados.

Seguidamente la campaña imperialista satanizó al nuevo Gobierno elegido por el pueblo y brindó, a los que oían el canto de sirena, un modo de vida mejor en los E.E.U.U.; fue así que comenzó el éxodo de los principales técnicos y especialistas cubanos.

Nuestras importantes industrias se quedaron en manos de los obreros y esto las echaron andar y a producir. Muchos de los médicos se fueron, quedándose una minoría en la capital y las cabeceras provinciales y municipales. Con los que quedaron, más el ingente esfuerzo y dedicación del país, se inició la formación de galenos nacidos con la Revolución y la Salud se extendió a todos los rincones del país, acontecimiento que crece hasta nuestros días. A esto se suma que esa obra humanitaria la llevamos a otras latitudes del mundo.

Durante años la Revolución ha tenido que campear por disímiles inconvenientes, amenazas, boicot, bloqueo y aquí estamos, con defectos y virtudes, manteniendo una equidad social a capa y espada.

Estoy convencido de que ninguna otra nación se hubiese sostenido con todo ese arsenal bombardeando con balas, cañones e ideas. Estoicamente hemos resistido y dado ejemplo de dignidad y solidaridad.

PERIODO ESPECIAL

Después de muchos años de avance vertiginoso vino el derrumbe del campo socialista. Nosotros, que dependíamos íntegramente de ese mercado, nos vimos en la mayor de las necesidades, tuvimos que abrirnos camino con tesón e inteligencia.

Para nadie es un secreto que el período especial nos perjudicó de modo considerable en lo económico, pero no me equivoco si expreso que el mayor daño lo causó en lo social. Esa fue una etapa muy dura, donde se luchaba por el sustento y la supervivencia, y en esos momentos es donde el hombre, como especie, se parece más a los animales irracionales.

Este período nos hizo menos solidarios en lo interno, se perdieron un grupo de valores que eran blasón del cubano, emergieron comportamientos de los que aún pagamos sus consecuencias. Está más que demostrado que el ser social cambia con un plumazo, pero la conciencia social demora mucho para asimilarlo.

Precisamente a este cambio de la conciencia social es a lo que llaman los documentos emanados del Séptimo Congreso del Partido Comunista, a debate por los cubanos en este mismo instante.

Sabemos que no será fácil la asimilación de inmediato, hay muchos obstáculos por vencer, pero solo con la unidad, la confianza y el optimismo lo podremos lograr. Soy del criterio de que es una meta más que ambiciosa para conseguir en tan solo los 14 años que nos separan del 2030, fecha fijada para su cumplimiento.

Pero al menos tenemos una visión de lo que queremos, una misión que cumplir y sobre todo un compromiso por el legado que hemos recibido de Fidel, Raúl y la dirección histórica que ya está a punto de entregar el mando a las nuevas generaciones de cubanos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones