Search
Monday 21 October 2019
  • :
  • :

Rusia en espera del fallo del COI

Rusia-Rio-2016Hasta el 24 de los corrientes se extenderá la agonía sobre la presencia o no de Rusia en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

En esa fecha el Comité Olímpico Internacional (COI) emitirá el pronunciamiento definitivo sobre el caso de doping que ocupa titulares en los medios de prensa del mundo por la posibilidad de que una potencia atlética como Rusia quede fuera de la cita estival de 2016.

dping
La acusación sobre el sistema de dopaje promovido por el Estado ruso para mejorar el resultado de sus atletas dio al traste con que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) prohibiera que el  equipo de atletismo de ese país euroasiático compita en las olimpiadas.

yyyyyyyyyAnte la respuesta de la Corte de Arbitraje del Deporte (TAS, por sus siglas en francés) a la apelación presentada por 68 atletas rusos que pidieron revocar el veto impuesto por IAAF, la bicampeona olímpica de salto con garrocha Yelen Isinbayeva dijo con ironía a la agencia estatal rusa Tass.

“Gracias a todos por el funeral del atletismo”, “Es una decisión puramente política.”

Es que esa sentencia de la TAS puede resultar determinante en el fallo del COI para excluir a la delegación rusa de la cita olímpica a desarrollarse el próximo mes en tierras brasileras.

Y aunque el velocista jamaicano Usain Bolt dijo que la inhabilitación de los atletas rusos en los próximos Juegos “asustará a mucha gente” que piense en doparse, vale la pena preguntarse: ¿Se trata de una sanción, una medida educativa o un manejo político?

Los organismos internacionales, rectores del deporte mundial, están privando del sueño olímpico a un grupo de atletas que representan a un país fuerte y con historia en el deporte a nivel global.

No se trata de justificar lo mal hecho, el dopaje en el deporte tiene que ser penado, pero extender una medida a toda una delegación esconde un evidente componente político.

Por un lado, quitar del camino a una de las pocas naciones capaz de hacerle una verdadera fuerza a los EE.UU. en el medallero; por otro, desacreditar el sistema de una de las potencias económicas y militares más grandes del orbe.

Si no fuese así, entonces por qué la norma de la IAAF, creada el mes pasado, permite excepciones para unos pocos atletas. Según la cláusula, algunos deportistas rusos podrían competir en los Juegos de Río bajo bandera neutral si cumplen una serie de condiciones, incluyendo el sometimiento a repetidas pruebas antidoping fuera de su país.

Nada, que penosamente la intención de fomentar un mundo político unipolar parece que también se coló en el deporte, esa práctica que nació solo para impulsar la sana rivalidad y la hermandad entre los pueblos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones