Search
Monday 21 October 2019
  • :
  • :

Energía del mar, tesoro por explotar

piscinaLa obtención de energía a partir de fuentes renovables no es un invento de estos tiempos, es una necesidad del hombre moderno para contar con  una alta calidad de vida sin continuar agrediendo al planeta.

Así las cosas, Matanzas sobresale como una de las provincias cubanas que intentó la incursión del uso de la energía procedente del mar.

Quizás por contar con una hermosa bahía de aguas bien profundas o por simple iniciativa, pero según Isaac Ginoris, jubilado de la Empresa Eléctrica de Matanzas, uno de los intentos tuvo lugar a pocos metros de la Central Termoeléctrica Antonio Guiteras Holmes.

“Mi abuelo me contaba que en lo que los yumurinos conocemos como la piscina de míster Claude -por el científico francés George Claude-, se aplicó el proyecto que consistía en aprovechar las diferencias de temperaturas entre la superficie de la rada matancera y sus aguas profundas, estimadas en aquel entonces entre los 20 y 25 grados Celsius a nivel del mar y entre los cuatro y siete a un kilómetro de profundidad.

“Claude había recorrido varios países en busca de un lugar apropiado para instalar su planta experimental y fue en la bahía de Matanzas donde encontró las condiciones idóneas para poner en práctica sus novedosas y arriesgadas ideas.”

Detalla Ginoris que en el farallón de la costa se pueden apreciar los túneles que se hicieron para colocar los tubos que transportaban el agua fría.

“Mi abuelo era el patrón del barco en el que míster Claude tenía instalado el laboratorio para los análisis de temperatura del agua y la instalación de los tubos cubiertos adecuadamente para amortiguar los embates de las corrientes marinas.

“Aquí se obtenían unos 330 kilowatts diarios de electricidad sin consumir absolutamente ningún combustible fósil, sólo con la energía del mar.”

Un intento atrevido para aquellos años 30 del siglo XX, pero que no tuvo el éxito esperado por el francés.

“Como ya venía desarrollándose el “Pulpo Eléctrico” (denominación dada por los cubanos a la Compañía de Electricidad), se hizo todo lo posible para eliminar ese competidor y así monopolizar la actividad de servicio eléctrico.”

Aún con esas y otras situación que pusieron fin al proyecto de Claude, la idea, más que el reconocimiento,  merece ser retomada y reutilizada en favor del hombre y el medio ambiente.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones