Search
Wednesday 13 November 2019
  • :
  • :

Otro septiembre

aaaaaaaaaaaaaaEs increíble el cambio que se produce en el panorama urbano y rural de Cuba cuando amanece el día en que se inicia el curso escolar.

Desde el desafío de levantarse temprano –particularmente para quienes gustan de dormir las mañanas y se acostumbraron a ello en las vacaciones-, hasta la agitación que tiene lugar dentro de cada hogar cubano en que existe un estudiante, todo es revolución.

Y las calles, ¿qué decir de ellas?, se visten de uniformes rojos, amarillos, azules, carmelitas, de mochilas cargadas de sueños, de recomendaciones y expectativas.

tttttttttAunque detrás quedaron aquellos años en que buena parte de la población estudiantil de secundaria básica y pre-universitario iniciaba esta etapa de la vida desde la beca, “entre literas y bandejas”, como decía un excompañero de estudios, este día sin dudas le ofrece un giro de 180 grados a la sociedad.

No solo es el Ministerio de Educación el que se involucra en el desarrollo del curso escolar, en él también está la mano de las direcciones de Salud Pública, Transporte, Cultura, el INDER, las Empresas de Alimentos, Comercio, la Construcción… Nada, que a partir de esta jornada inicial, la escuela y el estudiante constituyen el centro de atención de muchos.

Por ello el trueque de los programas recreativos del verano por el académico, ya sea para los que comienzan el pres-escolar, los continuantes y los que cambian de nivel de enseñanza, genera un encuentro único e inolvidable con el mundo de los lápices, libretas y libros, con el pizarrón, las normas docentes y ese “olor a escuela” que perdura en la mente aunque lleguen muchos septiembres.

wwwwwwwwwwwwwwwwwPorque este es un proceso que se ha producido en Cuba por más de cinco décadas de manera estable y quienes hoy acompañan a sus hijos o nietos a la escuela ya lo vivieron. Quizás por ello  las emociones que se aprecian en la familia y la sociedad en su conjunto con la inauguración del curso escolar.

Con este período, que dura aproximadamente diez meses, nuestro Verde Caimán se transforma en la gran escuela en que niños, adolescentes y jóvenes resultan los protagonistas de importantes actividades instructivo-educativas, culturales y deportivas.

Horarios de clases, épocas de exámenes, concursos pioneriles, festivales estudiantiles, retos que asume cada alumno a partir de las motivaciones que le llegan del colectivo de educadores, la familia y los intereses personales, esos que generalmente se intensifican a partir del ingreso en el preuniversitario, el politécnico o la universidad.

22222222222222

ddddddddddddd

Así ocurre con cada curso escolar en que a pesar de las limitaciones económicas la Revolución Cubana garantiza que no solo al inicio, sino todo el tiempo cada escuela cuente con los medios y materiales imprescindibles para formar al hombre del mañana.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones