Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

Un mal sin perdón (+audio)

Quizás fue el azar o tal vez empeño del destino quien asignó la tristeza a la familia de la dermatóloga Aida Iris Uribe- Echevarría. Destacada profesional de la salud matancera que seis años atrás quedó atrapada en las redes del alzhéimer.

Esta desgracia no solo afectó a quienes comparten su consanguineidad, el desconsuelo llegó también para quienes acompañaban su vida laboral y hasta para la decena de madres, que guiadas por el desespero y amparados por la cercanía de la vivienda de la especialista al círculo infantil, a diario robaban horas de descanso de la amable doctora e imponían una consulta para sus hijos.

La vuelta del tiempo burló la ocurrencia de la lógica y hoy los principales cuidados para Aida están en las manos de su hermana Ana Esther Uribe Echavarría. Con ella conversamos y aquí sugerimos escuche su testimonio.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones