Search
Sunday 17 November 2019
  • :
  • :

Gerardo Alfonso: ¿un trovador sin guitarra?

gerardo-alfonso-755x490Imaginar a un trovador sin guitarra es como ver una foto rasgada o una película sin final. Desde los tiempos más remotos, como dice el buen Silvio Rodríguez, la guitarra ha sido por excelencia  el instrumento cómplice de estos cantautores. Quizás por eso, cuando vemos a Gerardo Alfonso sentado al piano la primera reacción es la sorpresa.

El autor de Sábanas blancas y Son los sueños todavía, uno de los más seguidos de la nueva trova en los años 80, se ha propuesto reivindicar el instrumento en la canción cubana. ¿Y por qué no un trovador en el piano?

Hace algunos meses, de visita en Matanzas durante su gira nacional, conoció la existencia de un Stenway en la Sala de Conciertos José White y no logró resistirse a la tentación. “Ese mismo día planifiqué otra visita, me dije: ´con ese Stenway espléndido yo tengo que regresar y hacer un concierto  solo de piano´.”

En efecto, regresó, y cantó como si lo hiciera en la sala de su casa para sus más íntimos amigos, como lo hacía para Santiago Feliú, otro de los grandes que lo acompañaba en la aventura de trova y piano. “Santiago es muy ambicioso como artista, siempre hablo en presente de él porque creo que está en alguna parte, él vio a León Giecco tocar la armónica y lo hizo, con el piano pasó igual, no quiso quedarse atrás.”

Claro que ninguno de los dos abandonó nunca la guitarra, no se trata de dejarla en el atril. Además, ella es incondicional al trovador, lo sigue a las montañas, duerme con él en la calle, le hace espacio en la cola de la guagua y un piano…no cabe en una mochila.

“Es otra manera de expresarse, sin dejar de ser un trovador, la inclusión del piano le otorga a la canción cubana un sentido más variado y amplio. En Cuba se hace mucha música,  pero pocas canciones. 

“La guitarra es el instrumento dominante, por supuesto,  aquel primer bolero de Pepe Sánchez se hizo con guitarra, además la emplearon otros grandes trovadores como  Sindo Garay y Manuel Corona. Pero el piano también estaba en las zarzuelas, luego llegó Bola de Nieve, Isolina Carrillo…,  sin embargo,  con la nueva trova se desplazó un poco y quedó en manos de los jazzistas, de la música clásica o en la popular bailable para hacer los tumbaos. Por tanto, me he propuesto su recuperación. Se puede ser trovador y tocar el piano.”

Aunque Gerardo Alfonso cuenta con una discografía numerosa y con puntos suspensivos, sabe que al final de sus conciertos le pedirán siempre la misma canción y no le molesta.

“Cuando yo veo que Sábanas blancas es tan general me siento orgulloso. Cuando tú piensas en Carlos Gardel, piensas en Volver con la frente marchita; si es en César Portillo de la Luz piensas en Contigo en la distancia; con Pablo Milanés piensas en Yolanda y si la gente me recuerda por una canción, solo eso basta para ser feliz.”

Autor de temas banderas de la nueva trova cubana en los 80, Gerardo Alfonso podrá estar sentado al piano y, sin embargo, tendrá siempre sábanas blancas colgadas en los balcones, justamente porque son los sueños todavía los que tiran de la gente.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones