Un verdadero palacio de estrellas

foto-1

El relleno de la media luna, la zona de seguridad y los bullpens constituye una de las prioridades en la remodelación del Victoria de Girón.

A solo horas de que Matanzas reciba a los peloteros de mejor rendimiento en la 56 Serie Nacional de Béisbol y a figuras que marcaron época dentro de este deporte, en el estadio Victoria de Girón, conocido como el Palacio de los Cocodrilos, intensifican las labores de remozamiento con vistas a mostrar un parque colorido para la fiesta de las estrellas.

La provincia yumurina obtuvo la sede de tal acontecimiento debido, fundamentalmente, al arrollador paso de los matanceros en el campeonato, donde ostentan astronómico balance de 42 victorias en 45 salidas, pulverizando el récord anterior de 31 juegos ganados y 14 perdidos, que estaba en poder de Sancti Spíritus en la campaña 52, de Matanzas en la 54 y de Ciego de Ávila en la 55.

Para otorgar la sede influyó el título de los peloteritos de la categoría sub-12, la clasificación a la final del sub-15, con aporte de tres hombres a la selección que obtuvo la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Japón. El apoyo del público, siempre fiel a sus Cocodrilos y la atención de las principales autoridades del Partido y el Gobierno en favor del desarrollo de nuestro deporte nacional también determinaron en la decisión.

Revolución dentro del Victoria

En la grama del parque Victoria de Girón acompañan a los peloteros que cotidianamente entrenan aquí un grupo de personas que no llevan precisamente un bate o un guante, sino brochas, rastrillos, retroexcavadoras. Numerosas acciones de remozamiento realizan dentro y en las periferias de este parque con más de 30 años de historia. Según Héctor Rodríguez Fariñas, comisionado de béisbol en Matanzas, entre las labores que se acometen está la mejora del salón de protocolo, ampliación de la meseta del pantry, perfeccionar las redes hidráulicas y el mobiliario, así como el falso techo.

foto-2

La ampliación del banco de visitador, el cambio del mobiliario y la colocación de una caja de agua, le brindará más confort a los atletas.

Las labores incluyen la remodelación total de los dogaut, mejorar la climatización del salón de reuniones, cambios de puertas y ventanas, sustitución del mobiliario, pintura y la colocación de una caja de agua en el banco del visitador.

En el palco bajo ubicarán alrededor de 250 asientos de aluminio y retocarán la pintura, donde predominan los colores rojo y amarillo. El local de los árbitros recibirá cambios de las puertas, mejoramiento del clima y decoración, acorde con las estrellas visitantes.

Rodríguez Fariñas aseveró que con respecto al terreno se rellenará la media luna con arcilla roja. Para la zona de seguridad y los bullpenes prevén la utilización de arena artificial. También los especialistas del Centro de Pastos y Forrajes Indio Hatuey resembrarán parcialmente el césped, en busca de mejorar la calidad e imagen del campo de juego.

Las cabinas de transmisión, desde las cuales se originarán las trasmisiones de Tele Rebelde, Radio Rebelde y la emisora provincial Radio 26, es una de las prioridades de los organizadores del evento. Las tareas enmarcan cambio de la carpintería de madera por aluminio, sustitución de la cristalería y pintura de cada uno de los cubículos.

Con respecto al alumbrado artificial, la máxima autoridad del deporte de las bolas y los strikes en Matanzas, anunció que se prevé que una brigada procedente de La Habana labore en las torres de la instalación. “Hemos hecho pruebas y tenemos 20 bombillas con problemas, que esperamos recuperar en los próximos días”, aseveró el directivo.

La Atenas de Cuba tiene primicias

En Matanzas todos los organismos están involucrados en aras de garantizar el espectáculo. En declaraciones de Vivian Domínguez Jiménez, directora provincial de Deportes, esta edición del Juego de las Estrellas tendrá como novedad la realización del derby de jonrones, el próximo viernes 28, para peloteritos menores de doce años, en el que intervendrá el yumurino Luís Estacholi, líder en cuadrangulares del nacional de la categoría. Además, como novedad de las festividades efectuarán el programa de selección de los refuerzos. El jueves 27, a las 7:00 de la noche, acogerá  este show televisivo en el que participan los seis directores que estarán al frente de sus respectivos conjuntos en la segunda fase.

En el Palacio de los Cocodrilos la fiesta no ocurre solo dentro del estadio. Los organismos que tienen establecimientos en las inmediaciones tendrán las habituales ofertas gastronómicas y se expenderán las famosas cornetas del coloso yumurino, un dolor de cabeza para algunos y para otros el origen de la algarabía.

Domínguez Jiménez, principal dirigente deportiva en la provincia, adelantó que colocarán tanques de agua potable para el libre consumo de la población. Colateralmente, al concluir el choque de veteranos y el juego de las estrellas, orquestas de primer nivel actuarán en la plaza 14 Festival, aledaña al parque beisbolero.

foto-3

Los colores rojos y amarillos predominarán, tanto dentro como fuera, del Palacio de los Cocodrilos.

Matanzas acogerá el Juego de las Estrellas de la temporada 56, segundo en los últimos cinco años, tras realizarlo en el 2012. Una vez más los matanceros mostrarán el nivel de organización para acoger este tipo de evento. El público, aplaudirá sin importar la bandera que represente, a cada una de las estrellas, pues al final todos somos Cuba.

(Escrito en colaboración con Claudia Díaz Pérez. Fotos de los autores)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *