María, sin límite para la economía

imagen-dia-del-economistaMaría Vega Mena es graduada de Licenciatura en Contabilidad en la  Universidad de Matanzas desde el año 1985. Por aquella fecha se integró al universo de los números y las cuentas “en el cual espero continuar por el resto de mis días”.

La entrevista avanza y María se emociona, contiene la respiración y echa a volar sus recuerdos. Relata cómo fueron sus inicios en las diversas empresas que trabajó, desde sus labores más simples hasta las más engorrosas. 

Después de jubilada, decidió unirse a las filas de Canec, empresa consultora de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC). 

Acá llevo cuatros años. Me incorporé para brindar mi experiencia, debido a que la Canec surg como una organización para captar la sabia de aquellas personas mayores que pudieran brindar sus conocimientos. En sus inicios, esta sociedad fue de personas mayores, en su mayoría jubilados, pero en la actualidad la cantera se rejuvenece.”  

María atiende el sistema de gestión de la calidad y analiza su grado de implementación dentro de la Canec, es decir, revisa el propio trabajo de los consultores en los tipos de servicios que prestan a las entidades. 

Considera que su mayor aporte es la calidad de mi trabajo y, sobre todo, brindar instrucción, capacitación y conocimientos al resto de mis compañeros“.

¿Cuáles consideras que fueron los mayores aportes de Matanzas para obtener la sede del acto nacional por el Día del Economista?

Cuando se otorga esta distinción a una provincia es porque se ha trabajado mucho. Para obtener la sede se deben cumplir con determinados requisitos. Esto constituye una recompensa al trabajo realizado durante mucho tiempo por la ANEC en Matanzas que, de hecho, tiene gran cantidad de afiliados. En el territorio existe un fuerte sistema de capacitación, la Canec ofrece un servicio de función social para capacitar e instruir a los trabajadores.

María Vega Mena proviene de una familia de economistas, además, su padre fue empresario durante los años del capitalismo en Cuba. Desde muy niña me incliné al trabajo de oficina. Siempre vi movimiento de banco, cuentas de dinero y esto me fue enamorando de los números.”

Ella no se limita a mezclar los deberes profesionales con los hogareños. En su calendario no existe fecha límite para esta actividad. “Mi carrera prácticamentelo ocupa todo, llevo muchos años ejerciéndola. Ya es un hábito, la he traspolado a todas las aristas de mi vida, al punto que he creado un pensamiento económico y todo lo veo desde esa óptica.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *