Encuentro glorioso

La Facultad de Cultura Física de la Universidad de Matanzas desarrolló una jornada de intercambio entre glorias deportivas y la comunidad universitaria con el protagonismo del Príncipe de las Alturas, Javier Sotomayor y el medallista olímpico de Barcelona 1992 Jorge Luis Aguilera.

Según comentó Luis Raúl Ponte, jefe departamento de Ciencias Aplicadas, este encuentro sirve para fomentar el amor por el deporte e involucrar aún más en la carrera a los estudiantes de primer y segundo año.

Reza un viejo proverbio que recordar es volver a vivir. Nada más cercano a la realidad resultaron los momentos en que Sotomayor observó nuevamente el video de su salto para record mundial en Salamanca, España. Lo mismo le ocurrió a Jorge Luis Aguilera cuando emocionado admiró la carrera final del relevo 4×100 metros de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 donde él corrió el tramo final por Cuba junto al norteamericano Carl Lewis.

El diálogo se llevó a cabo en un ambiente distendido y se rememoraron momentos de la carrera deportiva y la vida personal de los protagonistas.

El recordista mundial de salto de altura, Javier Sotomayor, valoró de manera positiva este tipo de intercambios y resaltó que le complace mucho compartir anécdotas con los niños y los jóvenes porque le recuerda sus años de juventud cuando admiraba a figuras del deporte como Alberto Juantorena, Teófilo Stevenson o Silvio Leonard.

Las glorias deportivas compartieron experiencias sobre sus años de estudio y la abnegación que implica conseguir algo en la vida. Aunque Jorge Luis Aguilera nació en la provincia de Holguín, su formación académica y deportiva trascendió en la Universidad de Matanzas, donde estudió Ingeniería Industrial. El velocista no dudó en reconocer la labor de profesores durante sus años de estudios y conversó acerca del sacrificio que significó para él y su familia mantener su preparación académica y perseguir el sueño de ser atleta.

Aguilera y Sotomayor trasmitieron un mensaje de optimismo sobre el futuro del atletismo cubano y mostraron que con talento, responsabilidad y disciplina todo es posible en la vida.

Al concluir la jornada se anunció que en el próximo mes la invitada será la ciclista Lisandra Guerra. Sin dudas, este proyecto contribuye a la formación de los jóvenes y sirve de reconocimiento para los atletas que tantas glorias dieron a Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *